domingo, 31 de mayo de 2009

A LA TERCERA VA LA VENCIDA

A Yavé no le salieron las cosas como Él quería: Tuvo que arrojar del Paraíso a nuestros primeros padres, después los tuvo que castigar con el Diluvio, la Torre de Babel, la destrucción de Sodoma, permitió la esclavitud en Egipto de su pueblo escogido.

Cansado de castigarlos, les envió profetas para que con su predicación, se convirtieran por las buenas; pero ni fueron escuchados y encima los mataron.

Esperando que respetaran y escucharan a su Hijo, nos LO envió y llevamos dos mil años conociendo cómo fue su vida, lo que predicó y cómo fundó su Iglesia para que como en la barca de Pedro pudiéramos navegar por este mar proceloso y así arribar a la vida eterna; pero…¿Cuántos lo consiguen?

Cabe la esperanza de que a la tercera vaya la vencida, o sea que con la venida del Espíritu Santo, que hasta ahora se ha manifestado como una lengua de fuego, y sólo ha actuado en todos aquellos que le han abierto sus puertas, ahora podría entrar como un huracán en nuestro interior de tal forma que nos transformara convirtiéndonos a la fuerza y obligándonos a ser BUENOS, como fueron obligados a entrar en el banquete los invitados de aquel amo de la parábola evangélica (Lc.14) y los demonios serían expulsados de este mundo y obligados a entrar en la piara de cerdos, como también nos cuenta el Evangelio (Lc.8).

¿No serían proféticos estos hechos que nos cuenta el Evangelio?

Se acabarían los castigos paternales de Dios Padre, los buenos ejemplos y consejos del Dios Hijo y reinaría la del Dios Espíritu Santo; pero hasta tanto llegue esa futurible huracanada del Espíritu Santo, tengámosle las puertas abiertas para que nos ilumine y nos haga verdaderos seguidores de Jesucristo que sigue con nosotros y seguirá hasta el fin de los tiempos.

sábado, 30 de mayo de 2009

HASTA LA MUERTE PUEDE DAR VIDA

        "Y se murió... ¿Así sin más y por las buenas...? Por las buenas, no, por la mala uva de la muerte" Hay que tener mala de la que cuece para llevarse a un tipo así, guapo, bien plantao y que se le daban las mujeres...Bueno, pues un día, va y zas... a diñarla que se ha dicho...¡Qué desconsiderada!

        Había trabajado como un esclavo, ahorrado a pulso un buen capitalito. Ahora ...a vivir de la renta... sí, de la renta; pero sus herederos. ¡Desgraciá!

       Con lo guapísima que era... con aquel cuerpo...¡Qué cuerpo! ¡A cuántos hombres había hecho felices!. Pues una noche... se acostó... ¿Sola?, no, acompañada... y no se levantó. Y ¿El acompañante?. Salió despavorido... ¡Qué indiscreta!

       Le habían tocado muchos millones en una Primitiva. Chalet de lujo en la capital, en la sierra y en la playa. Mercedes deportivo, juergas y diversiones a todas horas. Un día, un frenazo... un árbol... y detrás... ¡Taimada y envidiosa!

       La niña huérfana, sin más ayuda y sostén que la de la de su pobre abuela y hasta ésta le faltó... ¡Avara y roñosa!

      Conducía un tren bien despierto y atento los cinco sentidos. Se le quebró el corazón. Gritos... horrores... ¡Hija de perra!

      Era un tirano., tenía al pueblo oprimido, explotado. Era el dueño de la vida y de la muerte... Y ésta ni tocarle... ¡Cobarde!

      Sufría dolores de muerte... su cuerpo una pupa viva... Respirar era todo un alarido... La llamaba a gritos... ¡Sorda cruel!

      Leproso, rechazado, desesperado y ella... de largo. ¡Aprensiva!

      Pobre, derrotado, sin hogar, sin ilusiones, sin esperanza, machacado por dentro y por fuera..Corre en busca de su liberación... y tiene la desfachatez de despertarle la dormida conciencia... ¡Cruel moralista!

      Salió de la casa con la mochila camino del colegio... no volvió... ¡Raptora antojadiza!

      Vestida de novia, a punto de probar lo bueno y lo no tan bueno... Consummatum non est... ¡Mala mujer!

      Venía corriendo el pobrecillo todo ilusionado porque había conseguido su primer premio en el colegio y al cruzar la calle... en lugar del abrazo materno... ¡Torpe pedagoga!

      Había vivido muchos años disfrutando de todo. Dejaba buena fortuna a sus herederos. Ya casi estorbaba y encima se había confesado... ¡Qué oportuna!... Gracias... Ya era hora; pero ¡Caray con tantas acusaciones!

      Reconozco que desde que Dios me echó al mundo, ciega, sorda y muda no he hecho otra cosa que jorobar a todo bicho viviente. Cumplo órdenes; pero tantas acusaciones han traspasado mi sordera y desatado mi lengua.

     ¿Qué culpa tengo yo de, que ahora con eso del aborto y la pildorita, tenga que PEDIR AYUDA al mismísimo DEMONIO, cosa que hace de mil amores, para que me eche una manita, a llevarme a tantos ANGELITOS INOCENTES?. Que me perdone el Jefe, es que yo ya no doy abasto.

    ¿Qué culpa tengo de que aquel imbécil por presumir ante la mujerzuela que llevaba al lado se metiera en una curva a 200 kms. por hora y me diera aquel descomunal abrazo?

      Uno por darle gusto a su público exaltado se metió en los cuernos del toro?... ¿Yo?... durmiendo la siesta en la enfermería.

      El pobre niño, que mientras cotilleaba la madre con la vecina... se cruzó la calle...¡Con ganas de matar a la madre me quedé!

     Un ambicioso, presumido, irresponsable que por ganar tanto dinero, sometió su corazón a tanto stres?... ¿Yo? impotente.

     Ahora viene lo más contradictorio  y que a mí me halaga: En el  pretil de un puente, estaba uno tan desesperado que estaba apunto de arrojarse al vacío y no sabiendo cómo evitar tal tragedia, se me ocurrió incitar a un guardia para que le dijera: "Si te arrojas te MATO". Al oír mi nombre, se quedó paralizado y se SALVÓ.Y ahora...¿Que?

     En mi larga carrera fúnebre, he visto tantos casos que si me autorizaran a escribir mis memorias... los demás "Best seller"...

     De todas formas estoy cansada de mi oficio y de que me echen tantos muertos. Entre los que busco, me encuentro y me echan, no me dejan disfrutar de un "Week end"...lagarto, lagarto. ¡Menuda palabra he ido a pronunciar! Si precisamente en esos días es cuando más trabajo me cae.

    Más vale que nos estemos todos calladitos. Yo a seguir obedeciendo, vosotros no me difaméis tanto, tened más cuidado, no me tengáis tanto miedo, ni huyáis despavoridos; pero por favor, tampoco os vengáis tan fácilmente a mis fríos brazos.

viernes, 29 de mayo de 2009

EL SEXTO SENTIDO

El saber vivir bien, es lo más importante y para ello tendremos que poner siempre los cinco sentidos en cualquier cosa que hagamos, si la queremos realizar a la perfección y para nuestra felicidad.

No podemos ir por la vida viéndolo todo, sin fijarnos en nada, y con los ojos muy abiertos para todo lo inmoral y muy cerrados para no ver con buenos ojos a los demás.

Deberíamos cerrar nuestros oídos a toda crítica o calumnia, para tenerlos bien abiertos a los buenos consejos.

Olfatear todo lo bueno y no meter las narices donde no debamos.

Gustar de todos los manjares sin sibaritismos, glotonerías y sobre todo compartirlos con los demás.

Saber dar y recibir las caricias de nuestros seres queridos y no andar sobando a todo bicho viviente.

La FE es el SEXTO SENTIDO y aunque la fe es creer en algo que ni se ve, ni se oye, ni se huele, ni se gusta, ni se toca, puede DIVINIZAR los cinco sentidos corporales, si los aplicamos con espíritu y reflexiva inteligencia.

Si sabemos VER la mano de Dios detrás de todas las maravillas, grandes y pequeñas que nos rodean, ya LE estaremos VIENDO.

ESCUCHANDO la silenciosa armonía del universo y si, a través de cualquier genial sinfonía, percibimos la batuta de Dios, LE estaremos OYENDO.

Al OLER el inmenso y variadísimo perfume de todas las flores del campo, no podremos ignorar que Dios ha pasado por allí y así OLEREMOS su reguero.

SABOREANDO los múltiples sabores de los alimentos naturales o preparados por nuestra sabiduría culinaria, GUSTAREMOS de un Dios que tan cariñosamente nos ha preparado tales menús.

Cuando un día de calor, nos acaricie una suave brisa, o los rayos de sol se posen sobre nosotros en un día gélido de invierno, será como si Dios nos estuviese TOCANDO con su mirada.

Se puede tener un magnífico coche; pero si no se usa… Se puede tener mucho dinero; pero si no se gasta en vivir bien…

Lo mismo puede suceder si se TIENE FE; y no se sabe VIVIR de ella.

La Sagrada Escritura NO dice “ El justo tiene fe” sino el “Justo VIVE de la FE”.

jueves, 28 de mayo de 2009

IR Y VOLVER

Una vereda, que serpea extensos pinares, conduce a un agreste paraje, donde las aguas ventisqueras estrenan garganta y los picachos contemplan, de lejos, impávidos desde su atalaya, la soledad de una casita con su majada.

Un pastorcillo desciende de las montañas con su perro, sus cabras y el frío que le viene pisando los talones. Ardillero se cuela detrás y se sienta en sus patas traseras junto al rescoldo de la chimenea y con la lengua colgando no pierde de vista a su pastorcillo que anda preparando la cena."Vaya vida perra que nos chupamos los dos" - dice el pastorcillo al tiempo que le echa algo de su comida al perro.

La noche juntó el cielo con la tierra y el frío se tumbo en los campos. Dentro de la casita, la luz tenue del fuego y un pastor cincelado a golpe de ilusión y soledad. El valle enfurecido al sentir encima el peso del frío y de la noche, desencadenó una tormenta y como llovido del cielo, aparecía y desaparecía con el relámpago un hombre que se acercaba a la casita. El perro ladró, la puerta golpeada chirrió al ser empujada y el agua y el frío se colaron de cara.

-¿Hay cobijo para un viejo calado?

- Donde cabe uno, mejor dos "fuera la soledad" arrímese aquí - dijo el pastorcillo amontonado leña y soplando el rescoldo.

Amaneció un sol que jugaba al esconder con las nubes. El juego despertó al perro y a las cabras. El campo bostezó y se llenó de trinos. Pastor y desconocido se vieron bien las caras, se observaron profundamente y congeniaron.

-¿Qué tiene en ese maletín?

- Un Stradivarius - al tiempo que lo sacaba con mucho mimo y se lo colocaba con rito, casi sagrado, entre barbilla y hombro.

- Yo también sé tocar - dijo cogiendo el caramillo - pero me gusta más eso.

- Si quieres, yo te puedo enseñar.

- Quiero aprender cuanto me enseñe. La soledad me ha reventado el alma de ambiciones. ¿Cómo deja el mundo que yo ambiciono y se viene al mío que desprecio?

- Eso es el mundo. Unos van y otros vienen. Muy pocos saben de dónde vienen y a dónde van. Unos suben y otros bajan. Saber subir sin soberbia y bajar sin caer, es lo que importa. Un día me quise ir como tú y me fui. Ahora vuelvo. Para volver, necesariamente hay que ir. Merece la pena arriesgarse. La vida es eso, riesgo. Ya lo verás. Lo tienes que ver y vivir tú. Será tu vida, no la mía. Ni tú me puedes empujar nuevamente, ni yo retenerte. La vida que es maravillosa y única la de cada uno es de nuestra exclusiva propiedad; pero recuerda que la de aquí abajo es un PARÉNTESIS.

Durante años compartieron soledad-ilusión, enseñanza-aprendizaje, fantasía-experiencia, ímpetu-calma, sabiduría-ignorancia, coraje-madurez, vejez-juventud.

De este amasijo salió un pastor con el bagaje de arte y conocimientos suficientes para enfrentarse a un mundo nuevo, desconocido y dispuesto a estrenar nueva vida.

A la puerta de la casita se quedó un día el viejo mirando al pastorcillo, con el maletín del stradivarius, alejarse por la vereda, cabalgando en su ilusión y pensando: “ Qué bonito ver partir de nuevo la propia ilusión y al mismo tiempo sentir ya el descanso del retorno.”

Ir y volver sin moverse y no obstante vivir. Qué descanso tener ya casi vivida la vida. Cuánta ilusión, cuánta nostalgia. Eso es la vida.

miércoles, 27 de mayo de 2009

CORRUPTIO OPTIMI PESSIMA

Cuando una cosa muy buena se echa a perder, se convierte en lo peor, como podría ser un jamón; pero no digamos cuando una persona que ha sido buena, si se pervierte, hace muchísimo mal, como podría ser si un cura pierde la fe y predica todo lo contrario.

Se están corrompiendo unos valores y unos principios que no sólo han sido siempre los mejores, sino que deberían seguir intocables y no corromperlos como son los derechos a la VIDA con los que se está jugando, sin darse cuenta que en cualquier momento, nos puede explotar en las manos, como un artefacto de relojería, que sin duda nos explotará, cuando sólo nos quede lamentarnos.

¿Hasta cuando va aceptar Dios que le usurpen el poder que EL tiene de quitar lo que El ha dado?

Satanás fue arrojado al infierno porque quiso ser como Dios y nuestros primeros padres fueron castigados por lo mismo. ¿Es que no escarmentamos?

Cuando Caín mató, por envidia a su hermano Abel, lo primero que ordenó Dios, fue que nadie se atreviera a matar a Caín, aun habiéndose cometido un fratricidio criminal. ¿Cuánto más si se cometen tantos infanticidios inocentes?

El motor de la vida que es el AMOR, también se está corrompiendo, con la enseñanza y fomento que se está dando al AMOR LIBRE, que no es otras cosa que es el “Póntelo, pónselo” y la gratuidad para el aborto y la célebre pastillita.

Se está practicando sólo la envoltura del amor, cuando se dice “Hacer el amor” El amor no se hace, el amor existe de por sí, tiene su propia existencia; pero se está ignorando, despreciando y está siendo sustituido por un sucedáneo deleznable y fugaz.

Parece ser que se quiere poner el mundo “Patas arriba y a los demás boca abajo” A los que se nos quiere poner boca abajo para que teniendo la cabeza pegada a la tierra no podamos ni abrir el pico. ¿Qué hacer?

Ante todo volviendo la cabeza a un lado, reforzando nuestra fe y esperanza para pedirle a Dios que ponga remedio y nos dé fuerza para al volver la cabeza al otro lado, seguir defendiendo los principios Divinos.

martes, 26 de mayo de 2009

QUIEN RENUNCIA AL LUJO, LO ESTÁ DISFRUTANDO

Al decir lujo, siempre se piensa en arrogancia, posesión, poder y sobre todo presunción; pero el auténtico lujo está en la SUBLIMACIÓN, en el no va más.

El que más o el que menos, siempre aspira a conseguir algún grado de lujo, como sería tener muchas riquezas y, sobre todo, ser considerados como ricos; pero nunca ricos nuevos, aunque, a veces, sus comportamientos, un tanto arrogantes y presumidos, los delata.

Los hay que disfrutan de un lujo “asiático” tan espectacular, llamativo e injusto que levanta oleadas de justas reivindicaciones sociales.

El verdadero lujo está en la sublimación. O sea una persona puede llegar a ser sublime, siendo pobre, porque la riqueza es algo externo; pero lo sublime, lo excelso, lo eminente y de elevación extraordinaria, es algo muy íntimo y personal. Todo esto, por desgracia, no se suele tener, por rico y poderoso que alguien sea.

Ha habido y los hay que, paradójicamente, y precisamente, por haber renunciado a todo lo que conlleva el lujo y la riqueza, están disfrutando de esa sublimación, de esa excelsitud, de esa eminencia y elevación extraordinaria, al ser Canonizados como Santos, porque además de que están disfrutando de un LUJO incomparable, y por toda la eternidad en el Cielo, aquí en la tierra se les venera, se les recuerda y se les ama siempre.

¿Quién no querría ser Santo como queremos y luchamos por ser ricos?

Debemos recordar que ser santos no cuesta dinero ni mucho trabajo, aunque sí muchas renuncias y sobre todo, mucho AMOR a DIOS y al PRÓJIMO.

lunes, 25 de mayo de 2009

¿Por qué no es lo mismo ESTAR EN que ESTAR CON con el SEÑOR.

           Leyendo la entrevista, que hace tiempo, le hizo un periodista al Prior, no recuerdo si fue al de la Cartuja de Miraflores o al benedictino de Santo Domingo de Silos, me hizo impacto la siguiente frase: Lo más importante en nuestra vida es saber ESTAR en el Señor.

          En esta frase se encierra la quinta esencia del verdadero creyente. No es lo mismo estar CON el Señor, que estar EN el Señor.

         Estar CON, significa estar al lado, durante un tiempo, estar EN, es que estamos dentro del Señor, que es algo más íntimo, acogedor y casi permanente.

       No soportamos la soledad, buscamos la compañía física, aunque, a veces, es cuando más solos nos sentimos. Todos necesitamos de un hogar, un calor. Muchos lo buscan en cualquier sitio menos en la casa, en la Iglesia, en el campo o en el pensamiento. Dios está a tiro de pensamiento. Además Jesucristo nos dijo que si le amamos y guardamos su palabra, el Padre nos amará y vendrán y harán su MORADA en nosotros.

       UNUM EST NECESSARIUM (Una sola cosa es necesaria). Estas palabras tan categóricas le dijo Jesús a Marta, hermana de Lázaro, al quejarse de que su hermana María estaba escuchando al Maestro y no le ayudaba a preparar el convite a Jesús

    . María estaba magnetizada porque a través de aquellos ojos y voz acogedora, intuía toda la divinidad de aquel hombre. Por eso Jesucristo dijo que María había escogido la mejor parte. Había descubierto lo que era ESTAR EN EL SEÑOR.

     AMBULA CORAM ME ET ESTO PERFECTUS (Camina en mi presencia y serás perfecto). Esto fue lo que Yavé mandó a Abraham, padre de todos los creyentes.

     Si realmente caminamos en la presencia de Dios, seremos perfectos, nos sentiremos realizados y por lo tanto felices.

    Santa Teresa dejó escrito lo siguiente:

    "Viénenme días que me acuerdo de lo que dijo San Pablo de que vivía él, pero ya no era él, sino que era Cristo el que vivía en él, aunque a buen seguro que no sea así en mí. Que ni me parece vivo yo, ni hablo, ni tengo querer, sino que está en mí quien me gobierna y da fuerza: y ando casi fuera de mí y así me es grandísima pena la vida. Y la mayor cosa que yo ofrezco a Dios por gran servicio es cómo, siéndome tan penoso estar apartada de EL, por su amor quiero vivir”.

    San Juan de la Cruz dejó escrito lo siguiente:

"Olvido de lo criado.
Memoria del Criador,
atención a lo interior,
y estarse amando al Amado".

sábado, 23 de mayo de 2009

LA SEXTA MARAVILLA DE DIOS

La primera fue la creación del firmamento con sus millones de galaxias que pueblan el cielo, y que se desplazan a velocidades vertiginosas sin que lleguen a chocar.

La segunda, la creación de los inmensos mares con todo cuanto encierra en sus profundidades. Tres cuartas partes de la tierra es mar.

La tercera, la creación de la tierra con sus incontables diversidades en flora, fauna, montes y valles.

La cuarta, la creación del ser humano, tan distintos y diversos. No existen dos seres iguales, lo demuestran sus huellas digitales.

La quinta, la Encarnación del mismo Dios a través de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, con su Vida, Pasión y Muerte.

Si ante cualquier maravilla que contemplamos aquí en la tierra, nos quedamos perplejos y no salimos de nuestro asombro por su misterio, ¿Cuánto más ante el modo en que Dios quiso manifestarse y redimirnos?

Lo hizo a lo más pobre y abyecto. A nadie se le hubiera ocurrido hacerlo así. Por eso Dios que crea maravillas a lo más grande y a lo más pequeño y humilde.

La sexta, la más insospechada. La que rompía todos los moldes, fue el que un ser de nuestra naturaleza pudiera llegar a ser la Madre de Dios y Corredentora con Jesucristo.

Sin ella no podemos llegar a Dios. Dice un refrán que el que no tiene padrino, no se bautiza y el que no tiene una recomendación, difícilmente encuentra un trabajo. La Santísima Virgen es nuestra madrina.

Hace tiempo me contaron la siguiente historieta:

San Pedro estaba de portero en el Cielo y apenas dejaba entrar a nadie, porque era muy riguroso; pero al abandonar la portería por unos momentos, vio al volver, que se habían colado muchos.

¿Por qué se te han colado todos estos? – le preguntó Dios.

- Señor, ha sido vuestra Madre que en mi ausencia se ha quedado de portera.Y es que para una madre, ningún hijo es malo, aunque le haga sufrir.

Procuremos nosotros no hacer sufrir a la Santísima Virgen y tengamos la seguridad de que será nuestra madrina en el Cielo.

miércoles, 20 de mayo de 2009

LAS TRES MADRES

Es cierto que madre biológica no hay más que una; pero como la vida es muy larga, necesitamos de alguien que nos trate con el desinterés, el cariño y mimo de una madre.

La madre que nos trajo al mundo, nos crió, nos cuidó con mimo, fue siempre nuestro más cálido refugio en nuestros dolores y miedos infantiles, hemos recurrido a ella en la certeza de que jamás nos abandonaría.

Cuando ya de mayores, nos vemos en dificultades, solemos decir:¡Madre mía! Viene a mi memoria lo que le aconteció a un amigo que al sufrir un percance cardiovascular, sólo sabía decir: mama, mama. Por algo será. Fue la primera palabra que aprendió y, por desgracia, será la última que pronuncie.

La Santísima Virgen María, es nuestra madre, porque como corredentora de nuestra salvación, ha recibido de Dios la delegación y el privilegio de ser la MEDIANERA de todas las GRACIAS.

Como la fe es creer en lo que no se ve y esto sabe Ella que es muy difícil, nos lo facilita mediante sus múltiples apariciones:

En el Pilar, al Apóstol Santiago.
En Guadalupe, al indio Juan Diego.
En Lourdes, a Bernardette Soubirous.
En Fátima, tres pastorcitos y en otros muchísimos lugares.

No existe iglesia o pueblo en donde no se venere una imagen de la Virgen. Ningún cristiano que se precie de tal, deja de recurrir a Ella en sus momentos difíciles.

La Iglesia es también nuestra madre porque es la que nos engendra a la VIDA de la GRACIA, mediante el Bautismo.

Esta madre, por desgracia, es rechazada, vituperada, y calumniada por muchos que, al ver sólo sus defectos y nunca sus virtudes, la desprecian.

Cuando queremos tener un poco de paz y tranquilidad y buscamos un refugio cálido, entramos en la iglesia de piedra por muy fría que sea.

La Iglesia es la barca de Pedro que jamás se hundirá por muy fuerte que sean los temporales y las olas, que siempre han existido, existen y existirán, porque “La puertas del infierno no podrán con ella, y YO estaré con vosotros hasta el fin del mundo”, como nos lo prometió Jesucristo que es Dios y vive.

Mientras permanezcamos en ella, ayudándonos de sus Sacramentos, jamás nos condenaremos. Si el que viviendo dentro de ella, ante las dudas y obscuridades de la fe, quisiera saltar por la borda para buscar nuevas rutas, seguro que se ahogará.

Ojala podamos decir en nuestro último momento, lo que dijo Santa Teresa de Ávila: “Muero dentro de la Iglesia Católica”.

lunes, 18 de mayo de 2009

¿POR QUÉ DIOS ES INVISIBLE?

Me atrevería a decir que Dios es lo más visible que existe. A Dios no se le puede ver con los ojos del cuerpo. Hay que intuirlo con el espíritu.

Dios, en “QUIEN VIVIMOS, NOS MOVEMOS Y EXISTIMOS” como dijo San Pablo, está presente en todo por ESENCIA, PRESENCIA y POTENCIA.

Cuando entramos en una sala de cine, hasta que no comienza la proyección de la película, lo único que tenemos delante de nuestros ojos es la pantalla en blanco, que desaparece en cuanto empieza la película; pero la pantalla sigue allí, aun cuando por más que lo intentemos, no la veamos.

Lo mismo pasa con Dios. Está detrás de todo cuanto nos rodea.

Detrás de cada flor por diminuta y escondida que esté, allí está Dios.

Vas a un aeropuerto y ves cómo despega y se mantiene en los cielos aquella mole de chapa cargada de equipaje y personas y no se cae. Allí está la inteligencia que Dios ha regalado a muchos hombres.

Tienes en tus manos un teléfono móvil con el que puedes comunicarte en segundos a distancias enormes.

Cuando vemos en TV, esos documentales de la multiplicidad y diversidad de la flora, fauna y el equilibrio ecológico que los mantiene y observamos que cualquier diminuta semilla brota y crecen árboles gigantescos.

Todo es por la fuerza de la naturaleza, esto piensan y dicen los que no quieren creer que existe Dios personal al que tarde o temprano, veremos tal cual es y nos pedirá cuentas.

Los creyentes deberíamos agudizar los ojos de nuestro espíritu para que, como decía San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales, aprendamos a contemplar todas las maravillas que nos rodean para alcanzar amor de Dios.

Recordemos que detrás de todo, como en la pantalla del cine, está Dios y que somos hijos muy queridos de ese Dios Omnisciente Omnipotente Infinito y sobre todo Amorosísimo.

Que jamás la película que nos ofrece la vida, nos tape la visión interna que de Dios debemos tener, que sigue en esa pantalla, que es la visión que un día tendremos de Dios, cuando lo veamos cara a cara y participemos por toda la eternidad de la vida Divina.

No obstante, hasta que llegue ese día, Dios, que en su día se hizo visible tomando nuestra naturaleza, permanece oculto en la Eucaristía, aunque muy visible para nuestra fe.

sábado, 16 de mayo de 2009

¿CON QUÉ SOMOS MÁS FELICES?

Si se presentara una jovencita en una tertulia de cualquier canal de televisión y al preguntarle con qué era más feliz y dijera: “Soy más feliz con mi crucifijo que una reina en su trono”.

Más de uno de los contertulios sonreiría burlonamente y algunos, hasta se marcharía y en muchas casas se cambiaría de canal.

Esto demostraría lo obligados y acostumbrados que estamos a hablar solamente de lo que es políticamente correcto y lo carroñeros que nos estamos haciendo, yo el primero, cuando nos chupamos la telebasura.

Esta frase la pronunció Santa Berdardete Soubirousy, a quien se le apareció en Lourdes, la Santísima Virgen.

¿Por qué se le apareció la Virgen a ella y no, por ejemplo, al Papa, o a cualquier famoso conocido por todo el mundo?. Sencillamente porque nadie los creería y porque Dios siempre se vale de lo pequeño para hacer lo grande.

Bernarda Soubirous nació en 1.844 en Lourdes, hija de una familia de molineros que vivían prácticamente en la miseria. Era la mayor de cuatro hermanos. La alimentación deficiente y el duro clima de la comarca, minaron su salud y desde los diez años sufría frecuentes ataques de asma y pronto fue atacada por la tuberculosis. No pudo ir a la escuela ni a la catequesis, y a los catorce años no sabía ni leer ni escribir. Sólo recitaba sus oraciones y rezaba el rosario que había aprendido de sus padres.

Un día, acompañada de su hermana y una amiga, salió al monte cercano al pueblecito pirenaico de Lourdes, en busca de leña.

De repente, emergiendo del silencio, estalla un fragor sobre la concavidad de una roca. Bernarda mira asustada, y ve algo insólito: Una jovencita de su misma estatura, de rostro angelical, vestida toda de blanco, ceñida por una banda azul, cubierta con un velo resplandeciente y adornadas sus manos por un hermoso rosario. Nada dice.

Después de diecisiete nuevas apariciones, dice ser la Inmaculada Concepción y expresa su deseo de que, junto a la gruta, sea levantada una capilla y que los fieles acudan a ella. Le confió su mensaje de oración y penitencia por los pecados. Le pidió también que rogase a los sacerdotes que acudiesen allí en procesión. También que no sería feliz en este mundo, sino en el otro.

¿Por qué la Virgen, en casi todas sus apariciones, lleva un rosario en las manos, si como es natural, no se lo va a rezar para ella misma? Posiblemente sea, porque como en realidad el rosario, fundamentalmente, es un recorrido mental de la vida de su Hijo en la tierra, todo eso lo tiene muy presente y quiere que los cristianos hagamos lo mismo.

¿Quién no tiene al día, un rato, para rezar el rosario, esté donde esté, si no puede ir a la iglesia?. Cuando lo haga, sepa que lo más importante no son las Ave Marías, sino que medite un poco el pasaje del Misterio. Si se reza pensando en mil cosas, le servirá de poco y le aburrirá.

Santa Bernardete murió el 11 de Diciembre de 1.879 después de haber vivido como monja de las Hermanas de la Caridad, trabajando en los más humildes menesteres del convento, consumada por la tuberculosis, presa de gran sufrimiento y abrazada a la Cruz, diciendo que: ERA MÁS FELIZ CON SU CRUCIFIJO que una reina en su trono.

miércoles, 13 de mayo de 2009

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

Si escudriño los cielos
o hundo los pies en la tierra,
Se enfrentan mis sentimientos.
Surgen las batallas.

¿Quién ganará la guerra?.
Si vas a ser el Cielo
llévame ya contigo, Señor.

Si va a ser la tierra,
déjame recorrerla un poco más,
a ver si encuentro algo de felicidad
que no me sepa tanto a tierra.

Aire, mar, tierra y fuego
¿Con cuál de estos elementos me quedo?.

Quisiera ser bola de fuego
que volara por los aires
y se refrescara en los mares.

Y ¿ Por qué no me quedo en la tierra,
aunque siga ardiendo?

sábado, 9 de mayo de 2009

¡¡QUÉ TRABAJO NOS MANDA EL SEÑOR!! “LEVANTARSE Y VOLVERSE ACOSTAR”

Han existido, por desgracia, muchos individuos, unos porque han disfrutado a tope de la vida, lo han tenido todo y en la creencia de que ya no les quedaba otro camino que recorrer, se han lanzado al abismo.

Otros, al verse arruinados de la noche a la mañana y atenazados por el miedo al fracaso y cobardes al tener que acostarse y levantarse sin ser capaces de afrontar una vida nueva, han preferida no levantarse.

Los ha habido que han robado, matado y hecho tanto daño que, abrumados por el peso de tanta culpa y maldad e ignorando o no teniendo sensibilidad para sentir arrepentimiento o no queriendo pedir perdón y pagar su culpa en este mundo, han preferido coger el camino más corto, fácil y han cortado por lo sano, que en este caso habría sido el más mortífero y menos saludable para lo que le espera.

Quienes al acostarse, están deseando levantarse porque la soledad de la noche les angustia, sepan que no están solos, Dios sigue a su lado, aunque es de noche.

Los que se levantan, malhumorados y estresados por los problemas que le esperan, tengan un poco de serenidad, recen algo y pidan ayuda a Dios. Si lo hacen comprobarán su eficacia.

Los mayores, jubilados, enfermos o sin trabajo, que al no tener ninguna obligación ni interés por nada, remolonean en la cama, rompan esa inercia y sepan que se les puede presentar un día maravilloso si saben contemplar todas las maravillas de la naturaleza que le están gritando que se acuerde de Dios, quien con toda seguridad les responderá.

También los hay, que por desgracia son muchos que, posiblemente, al acostarse sin cenar han estado deseando que amaneciera para comerse la vida y seguir trabajando, luchando y siempre esperando conseguir honradamente una vida mejor; pero siempre caminando por caminos paralelos, uno pisando la tierra, a veces, hasta inmunda y otro camino que mira al Cielo.

Estos tales son los más queridos por Dios, puesto que de ellos es el Reino de los Cielos cuando Jesucristo así lo proclamó:

Bienaventurados los pobres, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los pacíficos.

Lo que sucede que todos estos tendrán que seguir acostándose y levantándose día tras día trabajando y esperando con resignación y alegría el momento de disfrutar del Reino de los Cielos prometido.

lunes, 4 de mayo de 2009

UN PECADO IMPERDONABLE

El catecismo nos dice que los siete pecados capitales, o sea los más graves son; La Soberbia, la Avaricia, la Envidia, la Lujuria, la Gula, y la Pereza; pero yo creo que el mayor pecado, o el IMPERDONABLE, no es, el no amar a Dios, sino en NO CREER EN EL AMOR QUE DIOS NOS TIENE.

El primer pecado entró en el mundo, no por desobediencia de Adán y Eva, fue por algo más profundo, la desobediencia fue un acto externo. Internamente dudaron del amor de Dios, pensando que si ellos no llegaban a ser como Dios, un día, Dios los dejaría de proteger y ellos conocían bien su impotencia y dependencia de Dios.

Esto mismo es lo que nos suele pasar a nosotros. Queremos sentirnos seguros por nosotros mismos sin tener que depender de nadie y menos de Dios a quien no vemos. De ahí que todo nuestro trabajo y preocupación sea tener mucho dinero, mucha salud, casa segura y confortable.

Por eso, Jesucristo dijo a sus discípulos:

“No os preocupéis de vuestra vida, por lo que habéis de comer, ni de vuestro cuerpo por lo que habéis de vestir; porque la vida es más que el alimento y el cuerpo más que el vestido. Mirad a los cuervos que ni hacen sementera ni cosechan, que no tienen ni despensa ni granero, y Dios los alimenta; ¿Cuánto más valéis vosotros que un ave?”

No creemos en la Divina Providencia porque no queremos depender de Dios, ello nos obligaría a pensar y recurrir más a ÉL, y esto parece que es mucho trabajo y dedicación.

De las 24 horas del día. ¿Cuántas dedicamos a pensar en Dios, en su infinito poder, en pedirle con confianza, y sobre todo, ponernos en sus manos?.

Cuentan del jesuita Padre Rubio, beatificado hace unos años, que andaba tan unido a Jesucristo, que un día, al subir al tranvía de su tiempo, pidió dos billetes, con el consiguiente estupor del cobrador, al ver solo un cura. Si fuéramos capaces de vivir pensando más en Dios, que en otras cosas, andaríamos en mejor compañía.

Bien es verdad que los santos que más han estado unidos a Dios y se han sometido por completo a su voluntad, han sido los que más han sufrido y paradójicamente, han sido los más felices. Por algo será, y es porque si el trabajo viene de Dios. El nos dará la fuerza para sobrellevarlo.” Quien bien te quiere, te hará llorar”, porque al final recibirá mayor recompensa. Lo que importa es el final, como cuando vas de camino, es llegar. Y nosotros, queramos o no, estamos de camino hacia otra vida mejor.

viernes, 1 de mayo de 2009

LA VIRGEN DE GUADALUPE

        En agradecimiento a los muchos Mexicanos que visitan mi blog "Miscelánea Religiosa" y que hoy han sido 33 y por ser el mes de Mayo dedicado a Nuestra Señora, voy a publicar este artículo.

        En Diciembre de 1.531, diez años después de tomada la ciudad de México por Cortés, caminando el indio Juan Diego hacia el cerrito de Tepeyac, oyó una música melodiosa y una hermosísima Señora le preguntó que a donde iba y al responderle que iba a Misa, le dijo: “Yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios”.

         La Virgen le pidió que fuera al Obispo Zumárraga para decirle que era su deseo se le construyera allí un templo. El Obispo le respondió que le pidiera a la Virgen una prueba de su mensaje.

        Juan Diego obtuvo la prueba: Unas rosas que en pleno invierno y en la cumbre cortó él por mandato de la Virgen y las envolvió en su tilma o ayate (especie de manto de tela burda que usaban los indios) y al extenderla en presencia del Obispo, apareció pintada la Señora.

       A través de los siglos se han hecho numerosos estudios sobre esta imagen pintada en la tilma de Juan Diego sin que se haya podido explicar cómo pudo aparecer.

      Científicos de la NASA han señalado que las estrellas de su manto, son tantas en número, cuantas lo eran las costelaciones visibles en el cielo boreal, en el mismo lugar y tiempo de las apariciones.

     Lo más sorprendente es que ahora los científicos Smith y Callahan, utilizando películas infrarrojas han confirmado que el rostro, manos, túnica y manto de la Virgen no es pintura humana.

    El profesor Aste Tonsmann, especialista en computadoras, ingeniero y profesor de la Universidad de Cornell (Nueva York) ha dado a conocer otro hallazgo revolucionario: Que en lo más profundo de los ojos de la Virgen y mediante un sofisticado proceso de digitalización, había encontrado, no sólo la imagen de un señor con barba, que podría ser la del Obispo, sino también la de otras doce figuras, que podrían haber sido espectadores y testigos del milagro.

     ¿Por qué se llama Guadalupe y no del Tepeyac?. Ya existía en Extremadura una Virgen con ese nombre y son totalmente distintas. Se sabe que la Virgen mexicana le dijo al tío de Juan Diego, Juan Bernardino, a quién la Virgen curó, que era su deseo de ser invocada con el nombre de Santa María de Guadalupe.