domingo, 12 de julio de 2009

LOS ÁNGELES Y EL HOMBRE

Dios, que no tuvo principio ni tendrá fin, cabe pensar que viviría acompañado de los ángeles, espíritus puros y perfectos.

¿Por qué se rebelaron y tuvo que crear el infierno para condenarlos eternamente?

Opino que fue por ENVIDIA y resentimiento al saber que los hombres serían creados a imagen y semejanza de Dios y adoptados como hijos suyos y por lo tanto superiores a ellos, ya que dotados de una inteligencia, casi divina, tendrían capacidad para crear y procrear nuevas VIDAS, cosa que los ángeles, que sepamos, no la tienen y además deberían estar a su servicio como ángeles custodios.

Parece ser que a los ángeles rebeldes y condenados sólo le ha quedado el poder de DESTRUIR, que es lo que realmente ha hecho y sigue haciendo con toda su batería de destrucción de la VIDA.

Los Ángeles Caídos, comidos por la envidia, engañaron a nuestros primeros padres para que al desobedecer a Dios, fueran condenados como ellos y por lo tanto, todos iguales, cosa que el demonio sigue haciendo con sus mentiras y manipulaciones.

¿Qué son las sectas religiosas demoníacas? Agrupación de gentes un tanto esquizofrénicas o fanáticas lideradas por un carismático predicador manipulado por satanás o sencillamente, buscando el lucro.

¿Qué les pasa a esos líderes políticos internacionales, nacionales e individuales que actúan con esas mentiras y engaños arruinando los pueblos, ensalzando la maldad y persiguiendo a los buenos?

¿Por qué ese odio y persecución, en todos los tiempos, de Dios y sus seguidores?. Envidia diabólica soterrada.

Las guerras y discordias, casi siempre surgen porque una de las partes quiere ser más poderosa. Y eso es ENVIDIA pura y dura.

¿Qué son esos momentos en que parece que estamos endemoniados y actuamos, casi contra nuestra voluntad?. Son nuestros propios demonios.

¿Por qué hay momentos en que encendemos una vela a Dios y otra al diablo?

El que se encuentre rodeado de envidiosos, sepa que algo de tufillo infernal le puede dañar, porque las zancadillas, los codazos y las calumnias son destructivas porque andan sueltos los diablillos que es lo único que saben hacer.

Una pregunta crucial. ¿Por qué Dios perdonó a nuestros primeros padres y no a los ángeles rebeldes?

Adán y Eva fueron engañados y se arrepintieron y algunos ángeles siguieron en su rebeldía.

Ese perdón le costó a Dios el hacerse HOMBRE para redimirnos y salvar a todos los que le obedezcan y no le sean REBELDES.