sábado, 30 de enero de 2010

DIOS NO HA PERDIDO LA GUERRA

Dios al crear el Paraíso en la tierra, perdió su primera BATALLA, y la incipiente humanidad, la de ahora y la de todos los tiempos perdieron la GRAN GUERRA, al sentirse expulsados para siempre del Paraíso Terrenal.

Dios que es todo AMOR y también JUSTO, tuvo que hacer justicia con los desobedientes y MISERICORDIOSO al perdonarles la vida dejándoles libres a su aire.

Los hombres al sentirse exiliados del Paraíso; pero libres y dotados al mismo tiempo de AMOR y ODIO rencoroso contra Dios, lucharon, luchan y lucharán por crearse un paraíso a la medida de sus rebeldías, pecados y maldades y sobre todo han intentado, intenta e intentarán arrojar a Dios de nuestro paraíso y recluirLO en el suyo.

Es lo que intentaron los emperadores romanos que se divertían ganándole batallitas a Dios, presenciando con regocijo cómo devoraban los leones a los cristianos, y cómo engañaban al pueblo con “Pan y Circo”.

Otros muchos también intentaron ganarle a Dios la guerra con inútiles escaramuzas engañando al pueblo con utópicos paraísos de libertad, libertinaje y persiguiendo a los cristianos.

¿Qué le importa a Dios que en este mundo pierda batallas, cuando algunos pueblos, partidos e individuos, LE ignoran, LE odian y LE insultan, si todos esos tarde o temprano le tendrán que rendir cuentas, cuando lleguen al Paraíso?

Ese Paraíso existe: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino” le pidió el buen ladrón a Jesucristo. “En verdad, yo te digo que hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso”, le prometió clavado en la cruz ignominiosa y no desde una “Moncloa” cualquiera. ¡¡Cosas de Dios!!

El que quiera seguir ganándole batallitas a Dios, sepa que se ponga como se ponga, al final será derrotado y por toda la ETERNIDAD.

¿Qué deberíamos hacer los católicos para hacer frente a estas batallas? ¿Callarnos y ni siquiera PROTESTAR?

miércoles, 27 de enero de 2010

LA VIDA ES CONFIANZA

Nadie podría vivir sin confiar en alguien porque sin ella, la convivencia sería muy recelosa e insoportable. Estamos condenados a la mutua confianza.

Lo primero es confiar en uno mismo, siendo buena persona porque de lo contrario, si “El ladrón piensa que todos son de su condición”, vivirá siempre desconfiado y temeroso de que le devuelvan la pelota.

Sólo se puede confiar en los políticos cuando no nos ENGAÑEN ni nos MANIPULEN ni sus leyes vayan en contra de la de Dios y gobiernen para el bien común de TODOS.

Si no hay mutua fidelidad y confianza entre el matrimonio y los hijos desconfían de los padres, el hogar es un infierno.

Nos sentiremos defraudados cuando no seamos correspondidos.

Cuando depositemos nuestra confianza en Dios y en su Divina Providencia con una FE inquebrantable, viviremos seguros y confiados porque tarde o temprano descubriremos que Dios no nos ha defraudado.

Leamos lo que Jesucristo nos prometió: (Mt. Cap.7)

“Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá. Porque quien pide recibe, quien busca encuentra y a quien llama se le abre.

Pues, ¿Quién de vosotros es el que, si su hijo le pide pan, le da una piedra, o si le pide un pez, le dará una serpiente?

Si, pues vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡Cuánto más vuestro PADRE que está en los Cielos, dará cosas buenas a quien se lo pide!”.

lunes, 25 de enero de 2010

LO BUENO Y LO MALO

Aunque suele decirse que no hay dos sin tres, por ejemplo: “Dios es UNO en esencia y TRINO en persona.” La realidad es que en este mundo complejísimo en que vivimos, siempre estamos entre lo bueno y lo malo.

Dios y Satanás. Lo bello y lo feo. Lo grande y lo pequeño. La guerra y la paz. El amor y el odio. La salud y la enfermedad. La derecha y la izquierda. El rico y el pobre. La suerte y la mala suerte. El hombre y la mujer. Lo positivo y lo negativo. La vida y la muerte.

Lo importante en nuestra vida es saber que también existe entre estas dualidades, una intermedia descubriendo que no siempre, todo es malo o todo bueno.

Existe la izquierda y la derecha, sin catalogar a priori quién es el bueno o el malo.

Lo que nos debe importar es saber descubrir lo bueno o lo malo que hace cada uno.

“Por sus obras los conoceréis”.

Lo que es bueno para unos pocos y no lo es para todos, es engañoso y por lo tanto malo, porque al final se convierte en malo para todos y ahí entran también esos pocos.

¿Es bueno o malo lo autonómico?. Depende de sus límites.

No queremos un gobierno central y caemos en un autonómico.

Huimos de Herodes y caemos en Pilatos.

Si queremos que la rueda de una bicicleta ruede perfectamente, tienen que partir del centro todos sus radios para distanciarse y repartirse con equilibrio el esfuerzo de cada uno.

La unión hace la fuerza.

¿Es bueno el espíritu y malo el cuerpo?. Los dos son buenísimos; pero sucede, que por desgracia, siempre le damos más protagonismo, y mimos al cuerpo en detrimento del alma y como el espíritu también tiene su corazoncito, se rebela y nos las juega con depresiones, angustias, tristezas y sin saber el porqué.

Cuando se consiga vivir en armonía y equilibrio entre el espíritu y el cuerpo, se podrá volar a media altura hasta que llegue el momento de remontarlo al FINAL FELIZ.

sábado, 23 de enero de 2010

UN TERREMOTO ESPIRITUAL

Ha tenido que producirse un terremoto terráqueo para que se produzca otro espiritual.

Dios siempre escribe derecho con renglones muy torcidos obligado a dejar que se cumplan las leyes naturales, trágicas según nuestro criterio; no el de Dios, puesto que la muerte siempre es una tragedia, cosa que sucede inevitablemente.

Como la mayoría de la humanidad vive cómodamente despreocupada de que al día mueren de hambre y penuria miles de seres humanos, Dios no tiene más remedio que despertar nuestra conciencia espiritual con un aldabonazo colectivo para remediar en algo esa pobreza extrema en la que vivían en Haití, el país más pobre y que gracias a la solidaridad, que se está llevando a cabo ahora y que seguirá después, según promesas, se podrá convertir en un país próspero.

Y los que han muerto bajos los escombros ¿Qué?. Posiblemente habrán pasado a mejor vida, porque dado el infierno que han sufrido hasta morir, subirán purificados y Dios les habrá acogido cariñosamente en sus brazos.

He aquí una escritura con renglones derechos que empezó con unos muy torcidos.

Puede que alguien piense y pregunte: ¿Es necesario, según el criterio de Dios, que para que unos puedan vivir mejor en el futuro, hayan tenido que sufrir esta tragedia familiar? Pues sí.

Para que unos hijos puedan disfrutar de un futuro, se tienen que haber sacrificado antes unos buenos padres.

Todo en este mundo se consigue con trabajo y sufrimiento y nadie evitará tener que pasar por lo trágico de la muerte. Es nuestra herencia, queramos o no.

Ni el mismo Dios se libró de esta Ley, puesto que consintió que su Hijo aceptara que por sus venas corriera sangre humana para luego derramarla y conseguir que por las nuestras corriera la GRACIA SANTIFICANTE.

He aquí la escritura más TORCIDA de toda la historia, con el final más DERECHO e inexplicable si se tiene FE.

jueves, 21 de enero de 2010

LA MUERTE EN VIDA

Todos tenemos miedo a la muerte, los jóvenes por ver frustradas sus ilusiones juveniles, los mayores por miedo a lo desconocido y si están aquejados de achaques, posiblemente, lo que más desean, será descansar; pero si lo que esperan no es precisamente descansar en paz…¿?. Esto sería morir en vida.

Lo más triste y real de esta vida es que estamos muriendo poco a poco sin darnos cuenta de que sufrimos ya un infierno externo e interno.

¿¡Cuántos viven endemoniados porque sufren enfermedades, tragedias, injusticias, adversidades!?

Al no aceptar todo esto con resignación, se rebelan, se maldicen así mismo. Nunca piensan que si sufren con FE este infierno, no sólo se podrán librar del otro, sino que conseguirán méritos para alcanzar otra vida FELIZ y ETERNA.

Algunos con tal de vivir bien y situar a su familia, cometen toda clase de injusticias y, al cabo del tiempo, se encuentran enfermos y abandonados por esa familia, que ellos han situado a costa de los demás.

Esos tales ya empiezan a sufrir un infierno aquí en la tierra, y después…¿?

A veces las guerras, los enfrentamientos sociales y familiares nos meten en unos infiernos que nos hacen ir muriendo en vida.

¿Qué hacer para seguir viviendo?

Si nos armamos de paciencia, resignación y no nos empeñamos en tener siempre la razón y el derecho y sobre todo si tenemos FE y CONFIANZA en Dios ante las adversidades, podremos gozar de momentos de paz y GLORIA anticipada.

lunes, 18 de enero de 2010

DIOS SIEMPRE TE AGUARDA

Praderas, soledad, noche,
silbo del aire que estremece,
Dios siempre calla.
Ausente,
todo lo envuelve.
Culpable,
LO ignoras.
Tiembla el corazón,
y en la primera ola que ahoga,
reverbera la esperanza que calma.
Subes, bajas,
gozas, sufres
Dios todo lo hilvana,
fuego, aire, agua,
en trompa se encrespan,
que arriba te lanzan.
Después de la muerte,
el recuerdo,
escrito queda en el agua,
en el aire, el yo infinito,
en el fuego, la eterna errancia.
Dios siempre te AGUARDA.
¿HASTA CUANDO?

sábado, 16 de enero de 2010

¿QUIÉN QUIERE SER AMIGO DE JESUCRISTO?

Lo que “Mucho VALE, mucho CUESTA” podrían decirnos todos aquellos que han terminado una carrera brillante, un trabajo importante, un puesto relevante en la sociedad o creado una gran empresa.

Les han costado muchas fatigas, muchas horas de estudio, trabajo y sacrificios para conseguir unos logros tan valiosos; pero al fin, TEMPORALES, caducos y siempre con riesgos de perderlos.

Los que sean creyentes y por lo tanto tengan la certeza de que estamos de paso y que lo importante es lo IMPERECEDERO, no tendrán más remedio que ser consecuentes con sus creencias y dedicar también trabajo, esfuerzo y sacrificio para conseguir ser AMIGOS de JESUCRISTO porque es lo que MÁS VALE.

No existe mayor prueba de amor que dar la vida por sus amigos, que es lo que dijo y ejecutó Jesucristo con su Pasión y Muerte.

También dijo que su delicia era estar con los hijos de los hombres.

El mayor deseo de Jesucristo aquí en la tierra es tener amigos.

Él anda entre nosotros como un “Inmigrante sin Papeles” deseando encontrar el calor de un hogar en donde se LE aprecie y se LE ame.

A cambio de nuestra pobre AMISTAD, Jesucristo, nos da la ayuda desinteresada de todo UN DIOS, porque no olvidemos que aunque hombre, era Dios.

“Mi Padre y YO somos UNO”.
“Mi Padre obra continuamente y YO ni más ni menos”.

Para alcanzar esa amistad hay que conocerLO a fondo mediante la lectura reposada y meditada de su vida y doctrina en los Evangelios.

Todo esto requiere trabajo, tiempo y sacrificio, porque lo que “mucho VALE, cuesta MUCHO”.

jueves, 14 de enero de 2010

SATANÁS ES EL dios DE LA TIERRA

Esto que parece muy fuerte, es, por desgracia, la triste realidad.

Jesucristo bien claro ante Pilatos dijo: MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO.

Si hacemos un recorrido por todo lo que ha sucedido y sigue sucediendo en la tierra, tendremos que aceptar que en este mundo quien reina, y domina es Satanás y todos sus secuaces, que de momento han ganado y siguen ganando muchas batallas; pero la guerra final quien la ganará será DIOS y por toda la ETERNIDAD.

Esto no tiene vuelta de hoja y por lo tanto los que queramos seguir siendo Cristianos, o sea seguidores de Jesucristo que es Dios y vive, no tendremos más remedio que seguir luchando contra Satanás y sus secuaces; pero no estaremos solos, Jesucristo está con nosotros cuando dijo “YO ESTARÉ CON VOSOTROS TODOS LOS DIAS HASTA LA CONSUMACIÓN DE LOS SIGLOS”.

No creamos que Satanás y sus seguidores son más felices porque temporalmente dominen la tierra, “comen y beben” sin pensar en la muerte, la procesión la llevan por dentro y ya saben, aunque no lo quieran creer, que la INCERTIDUMBRE del más ALLÁ les atormenta o le atormentará.

Nuestra lucha, ayudados por Jesucristo nunca debe ser de enfrentamiento o violencia, sino de aceptación resignada; pero nunca CALLADOS y sobre todo dando buen ejemplo con nuestras vidas, la única y más eficaz arma para defendernos y conseguir alguna victoria.

Solamente conseguiremos la VIDA ETERNA si hemos sabido defendernos de Satanás, no siendo jamás amigo suyo y tolerando con compasión y caridad a sus acérrimos seguidores y REZANDO por ellos, que es lo que Dios quiere.

Así ganaremos la GUERRA, aunque hayamos perdido muchas batallas.
SATANÁS.

martes, 12 de enero de 2010

¿Quién ha SENTIDO la presencia de JESÚS en la EUCARISTÍA?

Juan Pablo II que va camino de la Beatificación, cuando publicó la encíclica sobre la Eucaristía relató las siguientes experiencias personales e íntimas de su propia relación con la Eucaristía.

“Es hermoso estar con ÉL y, reclinado sobre su pecho como el discípulo predilecto, palpar el amor infinito de su corazón.

¿Cómo no sentir una renovada necesidad de estar largos ratos en conversación espiritual, en adoración silenciosa, en actitud de amor ante Cristo presente en el Santísimo Sacramento?

Siempre que he hecho está experiencia, he encontrado fuerza, consuelo y apoyo”.

Ante la promesa de Cristo: “Venid a mí todos los que andáis angustiados con trabajos y cargas que yo os aliviaré”, deberíamos tener en cuenta lo que dice el Papa:

“La fe en Cristo no SUPRIME el sufrimiento; pero lo ilumina, lo eleva, lo purifica, lo transforma, lo sublima, lo vuelve válido para la eternidad”.

Estas han sido las confidencias íntimas de un Papa camino de los altares.

Yo voy a relatar un hecho misterioso que me sucedió cuando tenía unos 17 años por si, al que lo lea, le aumenta y le afianza su fe en la EUCARISTIA.

Un domingo de invierno, al salir de presenciar un partido de futbol, entré en la Ermita de la Virgen de Linarejos, de mi pueblo, para hacer la visita al Santísimo, cosa que realizaba todas las tardes en mi Parroquia.

Como tenía prisa porque mis amigos seguían caminando, a los que tenía que alcanzar para ir al cine, me arrodillé en el último banco de la Iglesia, casi distraído y, al observar que el Santísimo estaba en exposición menor, SENTÍ, no sé cómo, que allí estaba REALMENTE JESUCRISTO.

Fue una experiencia fugaz, profunda, gratificante e inolvidable que jamás la he vuelto a SENTIR en mis muchas horas de oración ante el Santísimo; pero lo tengo grabado como si hubiera sido ayer.

Si cuando comulgamos, tuviéramos un solo grano de FE de que el mismísimo Dios está con nosotros y no LO recibiéramos rutinariamente y, si durante el día pensáramos en que LO vamos a recibir o ya LO hemos recibido, disfrutaríamos momentos de mucha felicidad.

lunes, 11 de enero de 2010

SI DIOS ES TODOPODEROSO, y yo ¿Que? TRANQUILO

Creo que el día que consigamos sentirnos TRANQUILOS y SEGUROS, habremos conseguido la felicidad en este mundo, aunque sólo tengamos dinero para ir tirando y la salud indispensable.

Esto lo alcanzaremos el día que de verdad CREAMOS que Dios es más AMOROSO que TODOPODEROSO.

Nadie vive más tranquilo y más seguro en este mundo que un niño cuando se refugia en los brazos de sus buenos padres, aunque esté rodeado de peligros, viendo que su padre es más fuerte que los demás.

Lo más injusto e intolerable para un padre, es el que mequetrefe de uno de sus hijos, enfadado porque no le ha complacido en algo que le perjudicaría, se pasa de listillo y con insolencia le hace alguna pregunta que aun siendo respondido, jamás comprendería. ¿Quién no se ha portado, alguna vez, como un mequetrefe con Dios?

Solamente nos sentiremos tranquilos y seguros, cuando de veras nos abracemos a EL como NIÑOS indefensos, humildes, resignados y sobre todo confiados aunque nos torturen las dudas.

“Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los CIELOS.” Palabras de Jesucristo.

Por eso pregunto: ¿Si Dios es Todopoderoso? y yo ¿QUÉ?...pues como un niño indefenso, aunque a veces, haga todo lo que esté en mis manos para defenderme.

Solo Dios me puede dar seguridad y allá EL si no me la da, es el único responsable y a Dios no hay quien le gane en RESPONSABILIDAD. Esto lo tenemos que CREER contra viento y marea porque es el mismísimo Dios el que nos lo ha dicho y PROMETIDO.

“No os inquietéis por vuestra vida, por lo que habéis de comer o de beber, ni por vuestro cuerpo, por lo que habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido?.

Mirad cómo las aves del cielo no siembran, ni siegan, ni encierran en graneros y vuestro PADRE Celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?.

¿Quién de vosotros con sus preocupaciones puede añadir a su estatura un solo codo? Y del vestido ¿Por qué preocuparos? Aprended de los lirios del campo. Cómo crecen. No se fatigan ni hilan. Pues yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.

Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana es arrojada al fuego, Dios así la viste, no hará mucho más con vosotros, hombres de POCA FE?. Pues bien sabe vuestro PADRE que de todo eso tenéis necesidad.

Buscad, pues, primero el REINO y su JUSTICIA, y todo eso se os dará por añadidura.”

Luego queda bien claro que Jesucristo nos promete TRANQUILIDAD y SEGURIDAD, si nosotros tenemos FE y buscamos las cosas de Dios y su JUSTICIA que nos obliga a ser JUSTOS con todos.

sábado, 9 de enero de 2010

LO QUE DIOS HA UNIDO QUE NO LO SEPARE EL HOMBRE

Este Mandato Divino, parece que lo hemos convertido, por nuestra culpa, en una maldición que nos persigue desde que nacemos hasta que morimos.

Nacemos con rebeldía, y al no poder corregir a Dios, nos consideramos dioses y queremos hacer y, lo que conseguimos es, deshacer.

Lo primero que queremos separar es el Cuerpo del Alma porque al darle tanto protagonismo al Cuerpo, el Espíritu se siente despreciado y se venga con angustias, depresiones etc.

En cuanto se rompe el matrimonio porque cada uno, manteniendo su rebeldía, y al no sacrificarse mutuamente, en beneficio de ambos, la familia desaparece. Ya se han roto los pilares del progreso y bienestar.

Qué manía tenemos de que nos guste vivir divididos y enfrentados por distintas ideologías, costumbres, pareceres, caprichos, partidos, e intentando por las buenas o las malas de que todos sean como uno.

He aquí otra separación que hacemos los hombres cuando Dios nos ha hecho hermanos a TODOS.

La RAE así define la política: “Arte con el que se conduce un asunto y se emplean los medios para alcanzar un fin determinado”.

El fin determinado que se debería buscar y conseguir sería el BIEN COMUN para TODOS.

La política actual, parece que busca y lo está consiguiendo, es el bien de UNOS POCOS, enfrentándolos a los demás. Más división.

Otra división fundamental para el progreso es la que se está produciendo con la nueva Ley del Aborto, porque divide y separa al hijo de su madre aun antes de nacer. Separación antinatural.

En lo religioso, bien claro dijo Dios que EL era el que era y que era el UNICO.

A nosotros, por desgracia, parece ser que lo que nos gusta es dividir y separar, nos hemos creado otros dioses para enfrentarnos.

Dios nos quiere UNIR porque en la unión está la fuerza y nosotros a SEPARARNOS.

Lo más triste de estas divisiones y separaciones creadas por el hombre es que después también nos obligará a vivir ETERNAMENTE DIVIDIDOS, unos para bien y otros para mal.

jueves, 7 de enero de 2010

REZAR ¿Para qué?

Pues para hacer lo más sencillo, y fácil, como sería ponerse al habla, no con alguien inaccesible, sino nada menos que con Dios TODOPODEROSO.

Es también lo que pensamos muchas veces, sobre todo cuando Dios no nos concede lo que le pedimos, sin darnos cuenta que, aunque tarde en darnos lo que le pedimos, al final lo conseguimos; pero no como lo deseábamos.

El rezar no es sólo para pedir favores, es para algo más importante, como es el elevar nuestro pensamiento a lo más transcendente.

Sería como realizar un vuelo de águila para valorar los problemas y miserias que nos rodean en su justa medida y así evitar que nos atosiguen.

Si fuéramos capaces de poner nuestro pensamiento en Dios, (que eso es rezar) en momentos de angustia, donde todo se ve negro y sin salida, o, reflexionar (que es otro modo de rezar) que Dios es infinitamente PODEROSO y sobre todo PADRE, conseguiríamos momentos tranquilos y felices.

Arrastrados por la corriente impetuosa del acontecer diario, no sabemos apartarnos en la orilla de esa corriente, dejar pasar los acontecimientos hasta que sosegados, recordemos las promesas de Jesucristo:

“Si alguno me ama y guarda mis palabras, (esto sí que es rezar) mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él”.

Si somos conscientes de que Dios está con nosotros ¿Quién o qué contra nosotros?

¿Quién no querría tener un íntimo amigo, poderoso, a sabiendas que en todo momento nos ayudaría a cambio de nada, bueno sí, a cambio de un poco de nuestro afecto y amor?

Ese amigo sería Jesucristo que es Dios y vive. ¡¡¡Si tuviéramos una pizca de fe!!!...

martes, 5 de enero de 2010

EL MUNDO ES UN CAOS ORGANIZADO

Esto que parece una contradicción, es una misteriosa realidad.

Cuando decimos: “esto es un caos” es porque se juntan muchos elementos sin orden ni concierto, como podría ser un piso en donde todo estuviera patas arriba y boca abajo.

En este mundo parece que todo está patas arriba y boca abajo.

PATAS ARRIBA porque no hay más que guerras entre pueblos, cataclismos naturales, familiares enfrentamientos, desigualdades humanas, grandes y pequeñas injusticias, unos muy ricos y otros muriéndose de hambre, se mezclan odios y amores desenfrenados.

Hay días en los que nos sentimos abrumados por ideas y sentimientos caóticos y seguimos viviendo resignados BOCA ABAJO, porque comprobamos que el mundo ni explota ni se acaba.

Nos quejamos de esta perra vida y la queremos y defendemos como gato panza arriba.

Dios con su infinita sabiduría ensambla todas las piezas de este rompecabezas, a veces, trágico o maravilloso.

Guiar por el desierto a un pueblo inteligente, trabajador y obediente llevándolo a un oasis, sería coser y cantar. Esto lo haría cualquiera.

Que Dios consiga llevarnos al PARAÍSO, viviendo casi siempre en medio del caos, es lo misterioso.

Aunque a nosotros no nos quede más remedio que seguir aceptando este misterioso caos, sí que deberíamos procurar poner en orden nuestra propia vida y colaborar al gran orden con nuestro granito, por aquello de que “el grano no hace granero; pero ayuda a su compañero”.

lunes, 4 de enero de 2010

LA CUESTA DE ENERO

Alguien dijo que si no sería mucho mejor que las rebajas las hicieran en el mes de Diciembre, que es cuando más nos tenemos gastar con motivo de las Fiestas de Navidad.

Otro respondió que eso no sería comercial porque en Diciembre, aunque no podamos o nos cueste mucho sacrificio, gastamos mucho por los compromisos, regalos, cenas etc.

Ante las auténticas gangas de Enero, compramos cosas, muchas veces, innecesarias por el hecho de ser baratas y, dado que nos gastamos más de lo necesario, llegar a fin de mes se nos hace muy cuesta arriba.

Nos puede suceder algo parecido en nuestra vida espiritual, en la que vivimos todo el año en un CONTINUO DICIEMBRE, porque por los compromisos sociales, ambiciones, envidias o el vicio de consumir por consumir, sólo nos ocupamos con tal intensidad de las cosas materiales que olvidamos que siempre tendremos a nuestra disposición en la vida espiritual un ENERO con GANGAS desconocidas:

“No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de Dios”.

¿Quién escucha la palabra de Dios?
¿Quién piensa en Dios en algún momento?
¿Quién confía plenamente en la Divina Providencia?
¿Quién cree de verdad en el amor que Dios nos tiene?
¿Quién se aprovecha del Sacramento de la Penitencia en el que nos perdonan gratuitamente nuestros pecados?
¿Quién se acerca con verdadera fe al Sacramento de la Eucaristía, recordando: “El que come mi carne y bebe mi sangre, mora en mi y yo en él”?

Si mora en nosotros todo un Dios. ¿Qué más podemos tener?

¿Quién nos puede ofrecer MAYORES GANGAS?

viernes, 1 de enero de 2010

UN AÑO ESPARCIENDO SEMILLAS

Aunque a Dios gracias he cerrado el año con 256 artículos publicados, hoy deseo que a todos los Internautas que me han visitado los colme Dios de toda clase de bendiciones y sepan que les estoy muy agradecido por sus visitas y por los comentarios tan cariñosos y certeros que me han prodigado.

Me metí en Internet con mi capacho lleno de semillas buenas o malas; pero con mucha ilusión para esparcirlas, a sabiendas que, ”No es el que siembra y riega, sino el que da el crecimiento”.

Pero como en mi primer articulo que publiqué el 3 de Enero decía: ¿DIOS NUNCA DIO LA CARA?, se debió enfadar Dios y, a mi me ha dado la cara, vaya si me la ha dado; pero a su modo, como siempre y verán si lo vuelven a leer al final.

Resulta que casi siempre que me ponía a rezar el Santo Rosario, de pronto como en una flas, me venía el título y el esquema del artículo y en un periquete lo pergeñaba y quedaba listo para echarlo a volar y por la gracia de Dios, he sabido que, a veces, han calado hondo.


¿DIOS NUNCA DIO LA CARA?

Cuando Moisés llegó al monte Horeb, se le apareció el Ángel de Yavé en llama de fuego en medio de una zarza. Veía Moisés que la zarza ardía y no se consumía.

Vio Yavé que se acercaba para mirar, y le dijo. No te acerques. Quita las sandalias de tus pies, que el lugar en que estás es tierra santa y añadió: “Yo soy el Dios de tus padres”. Moisés se cubrió el rostro, pues temía mirar a Dios.

La Biblia en el primer libro de los Reyes, cuenta que:

“Dios no estaba ni en la tempestad, ni el huracán, ni en el terremoto, ni en el fuego, sino en un viento suave”.

Es entonces cuando el Profeta Elías reconoce a Dios y es porque lo que es infinitamente grande y poderoso, sólo se puede manifestar como el aire que respiramos, que jamás vemos sin el cual no podríamos vivir. Es algo tan imprescindible como invisible.

Jean Duval dice: “Sólo creo en aquellas verdades que se murmuran en una voz tan baja como la primera luz del día”.

En todas las religiones ha existido un Dios invisible y hasta para los más ateos existe algo grande e invisible, como pueden ser las muchas y utopías que desean y creen que existen.

De aquí que también los grandes reyes y poderosos, aunque tienen rostro, no lo prodigan y se manifiestan muy poco en público, con ello creen, y es posible, que los hagan más poderosos. Por eso muchos se creen dioses.

Los verdaderamente creyentes sí que, al menos, saben como algunos supieron como era la cara de Dios, cuando bien claro Jesucristo lo manifestó cuando a la petición de un discípulo de que le pidió que le mostrara al Padre, le respondió:

“Felipe, quien me ve a mí, ve al Padre” y en otro pasaje dijo: “El Padre y yo somos uno” y en otro: “Mi padre obra continuamente y yo ni más ni menos”.

Luego Jesucristo, que es Dios, al ponerse a nuestra altura, tomando forma humana nos mostró, en su momento, la CARA de DIOS.