jueves, 1 de julio de 2010

UN PROGRESO A LA INVERSA

Algunos partidos con unas ideologías completamente materialistas, ignorando o despreciando lo que el ser humano tiene de espiritual, han querido crear una sociedad progresista a ultranza con el señuelo utópico de LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD.

Pretender que todos los ciudadanos sean libres, es muy loable y deseable; pero al desvincularlos de Dios y sus principios éticos y morales, han caído en un LIBERTINAJE en lo moral, económico y social.

Ahora se quiere echar el FRENO; pero sin querer volver a los principios éticos y morales de siempre que gracias a los cuales, aunque posiblemente sin tanto progresismo interesado para unos cuantos ha SOBREVIVIDO, cosa que se está poniendo en peligro.

Hay que “Dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios, lo que es de Dios”; pero con equilibrio.

Al pretender dárselo todo al Cesar, se está esclavizando a TODA la sociedad porque se le está obligando a vivir en la MENTIRA, sólo la VERDAD de Dios nos podrán dar la auténtica LIBERTAD.

Las ideologías que han luchado por la IGUALDAD siempre han pretendido igualar al pobre con el rico, al analfabeto perezoso con el estudioso trabajador, al malo con el bueno, al obrero con el empresario.
La mujer con el hombre.

Ahora estamos sufriendo las funestas consecuencias por haber luchado y hasta conseguido algunas de esas igualdades.

Se ha pretendido y demagógicamente pregonado que “Tanto monta, monta tanto el capital como el trabajo” sin tener en cuenta que muchos capitales asfixiados por las reivindicaciones, no de los trabajadores, sino de los que se aprovechan de ellos, han tenido que cerrar empresas y por lo tanto han dejado de crear riqueza, sin la cual nada se puede repartir, que tanto les gusta y quieren hacer algunos manirrotos buscando votos.

Nos están FRENANDO y volviendo marcha atrás de tal modo, que si antes se les quitaba a los ricos para dárselo a los pobres, se les limitaba los beneficios a los empresarios para dárselo a los obreros, pues ahora, casi se nos está imponiendo que hagamos lo contrario. De sabios es rectificar si se tiene la humildad de reconocer el empecinamiento.

“Amarás al prójimo como a ti mismo” y “Amaos los unos a los otros” que es la auténtica FRATERNIDAD, predicada por Dios y tan deseada por todos; pero que se ha convertido en FRATRICIDA por sentimientos ideológicos revanchistas fomentados y protegidos por quienes deberían prohibirlos y por la ambición de algunos pueblerinos que queriendo ser cabecitas de ratón antes que colitas de león, crean enfrentamientos entre ellos mismos, olvidando que en la UNIÓN está la FUERZA y la auténtica Fraternidad.

Ante la crisis galopante económica y social se pretende echar el FRENO y buscar y pedir constantemente el CONSENSO, la colaboración con cheques en blanco, queriendo olvidar y echar marcha atrás.

La culpa de toda esta REVOLUCIÓN hacia atrás la tienen todos aquellos que han predicado, y han fomentado un PROGRESO completamente materialista sin respetar los márgenes Divinos y naturales, y ahora nos estamos AHOGANDO.

No hay comentarios: