domingo, 7 de noviembre de 2010

¿POR QUÉ DIOS ELIGIÓ LA CRUZ PARA SU HIJO?

¿Por qué Dios permitió que su Hijo fuera condenado por Roma pagana, idólatra, máxima potencia terrenal y por Israel, pueblo escogido del ÚNICO DIOS?

Escogió a Roma porque en ella se crucificaban a los condenados, y a Israel porque por su traición dejaría de ser el pueblo querido.

A estos dos poderes antagónicos y enemigos los unió la traición de su pueblo y la prevaricación de Roma para cometer el mayor DEICIDIO. ¿Se puede dar mayor felonía?

Algo parecido a este Deicidio se sigue dando entre los poderes políticos y eclesiales.

Algunos políticos, ciegos por la ambición de poder, legislan como si fueran dioses.

Algunos eclesiásticos, mal formados y poco preparados predican mal las PALABRAS del Maestro y otros engañados por Satanás dicen o hacen lo que no está de cuerdo con las enseñanzas de Jesucristo con el consiguiente escándalo para los creyentes.

Dios prefirió que Jesucristo muriera en la CRUZ porque era la más SUBLIME Cátedra para desde ella seguir siendo la PALABRA, que se hizo carne para habitar entre nosotros. “VERBUM caro factum est”.

Precisamente por estar clavado de pies y manos, se extendería su poder de Norte a Sur y de Este a Oeste.

Dios le perdonó a Roma la prevaricación de uno de los suyos, y como “Roma no paga a traidores”, la constituyó PORTAVOZ de su PALABRA que la sigue predicando en el desierto en donde han surgido y seguirán emergiendo extensos y fecundos OASIS en donde Jesucristo es escuchando, obedecido y amado, al tiempo que otros Oasis en donde se vive a espaldas de Dios están siendo invadidos por las arenas del ateísmo y el desprecio a la vida.

“El Cielo y la tierra pasarán; pero mis palabras, no pasarán.” dijo Jesucristo y como sus discípulos le dijeron un día: ¿A dónde iremos?; Tu tienes PALABRAS de vida ETERNA”, dieron sus vidas y las siguen dando otros muchos por extender las PALABRAS de Jesucristo.

Si una imagen vale más que mil palabras, el ver CRUCIFICADO a todo un Dios, está todo DICHO y por decir.

No hay comentarios: