sábado, 16 de abril de 2011

¿POR QUÉ DIOS PERMITIÓ QUE SU HIJO FUERA CRUCIFICADO?

Que Dios sea UNO en esencia y TRINO en persona y sin PRINCIPIO, es algo que supera con creces nuestra inteligencia por muy dotado que se sea.

Que Jesucristo siendo Dios haya tenido que nacer de una Virgen para hacerse HOMBRE es también algo que no podemos comprender cómo ha podido suceder.

Como tampoco podríamos comprender, si antes de verlo, como lo vemos, nos hubieran dicho que por la unión de un espermatozoide y un óvulo, saldría un SER tan complicado y perfecto.

¿Hubieran podido comprender nuestros antepasados que un bicharraco metálico de varias toneladas se sostendría en el aire y así la TV los móviles, etc etc.?

Si ningún padre, por muy degenerado, permitiría que un hijo fuera crucificado.

DIOS LO PERMITIÓ y aquí no hay misterio, es que por una vez en la historia fue LEGAL y NECESARIO lo tan traído y llevado de que “EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS”.

La Purificación y Redención de esta humanidad corrompida, injusta, criminal y tan alejada de Dios era un FIN TAN IMPORTANTE y NECESARIO que Dios tuvo que permitir la CRUCIFIXIÓN de su hijo por ser el único MEDIO que justificaba el fin.

Sic Deus dilexit mundum ut Filium suum Unigetitum daret.(Jo.3.16) (Amó Dios tanto al mundo que le dio su Hijo Unigénito).

Si fuéramos conscientes de lo que le ha costado a Dios y a su Hijo nuestra SALVACIÓN debería ser nuestra mayor preocupación aunque sólo fuera por agradecimiento.

1 comentario:

Francisco Espada dijo...

¿Por qué? En las cuestiones de fe no tiene cabida la razón, limitada y pequeña como para asumir los misterios de Dios y la historia de salvación que hace con el género humano.