sábado, 1 de octubre de 2011

La FE es una VIDA PARALELA e INTERMEDIA

Así como actualmente a todos los ferrocarriles les son imprescindibles dos raíles para poder circular, a nuestras vidas les hacen falta dos caminos paralelos.

El terrenal por donde no tenemos más remedio que pisar, unas veces, terrenos lisos y sin obstáculos; pero la más de las veces, estará lleno de dificultades e impedimentos.

Si queremos que el camino terrenal sea más llevadero y que nos lleve más fácilmente a la estación FINAL, no tendremos más remedio que conseguir que la vida de FE vaya paralela y como intermedia entre el Cielo y la tierra.

Tan importante y necesario es conocer el terreno que pisamos y cómo lo pisamos para no vernos atrapados en terrenos peligrosos o meternos en caminos sin retorno, como no perder de vista el camino de la FE que debe acompañarnos como si fuera nuestra sombra.

Lo ideal, lo deseable, lo perfecto y gratificante sería tener los pies en la tierra y el pensamiento y el corazón en lo de arriba.

Creo que ya hay trenes de alta velocidad que se deslizan sobre campos magnéticos sin necesidad de raíles.

Cabe la posibilidad (haciendo teología ficción) de que ya que ni el Padre ni el Hijo están consiguiendo que la humanidad se desplace por sus raíles sin tantos descarrilamientos, lo conseguiría el Espíritu Santo, como Tercera Persona de la Santísima Trinidad, tan ignorado, mediante un Pentecostés de PARUSÍA.

En aquel utópico e hipotético PENTECOSTÉS las lenguas de FUEGO en lugar de posarse en las cabezas de todos los humanos, nos penetrarían purificándonos e inoculando en nuestros corazones un AMOR a DIOS y a los DEMÁS para que la FE se convirtiera en REALIDAD.

Y UNIDOS por su don de lenguas y en su VIENTO impetuoso nos conduciría como en un campo magnético hacia la estación FINAL, habiéndose cumplido el deseo de Jesucristo, cuando dijo:

“No ruego sólo por estos, sino por todos cuantos crean en mí por su palabra, para que todos sean UNO, como tú Padre, estás en MÍ y yo en TI, para que también ellos SEAN en nosotros y el mundo crea que TÚ me has enviado.”

No hay comentarios: