jueves, 31 de enero de 2013

No es lo mismo TENER PODER que AUTORIDAD


         Una persona puede que tenga mucho poder y ninguna autoridad, porque la autoridad nace con la persona, o la adquiere por su inteligencia, honradez y prestigio.

         El poder, o le ha sido dado, o lo ha conseguido por la violencia, como los dictadores que son los que, al carecer de autoridad, abusan del poder.

         Los que sin llegar a cometer las atrocidades de ciertos tiranos, llegan a creer que, por el hecho de haber sido elegidos democráticamente, tienen poder y autoridad para vulnerar las Leyes Divinas, tienen contados sus días de autoridad y poder.

         El que consiga cualquier poder para gobernar debería tener muy presente, lo que Jesucristo le respondió a Pilatos cuando éste le dijo:

         ¿A mí no me respondes? ¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?

         “No tendrías NINGÚN PODER sobre mí, si no se te hubiera dado de lo ALTO”.

         El pueblo con sus votos ELIGE a sus gobernantes; pero el PODER le viene porque  Dios DELEGA en ellos. Por lo tanto ¡Ay! Del gobernante que se olvide del DELEGANTE.

         Si Dios es tan PODEROSO. ¿Por qué permite tantos males? ¿Por qué cuando nació Jesús, tuvo que huir a Egipto y no mató a Herodes? Matar a Herodes hubiera sido abuso de poder.

         Es lo que suelen hacer los dictadores tiránicos, eliminan a todos aquellos que les perjudican y no le obedecen ciegamente.

         Los que han sido democráticamente elegidos, a veces, no eligen a los ministros más capacitados, sino a los más  aduladores e ineptos  y, así sobresalen y se mantiene más tiempo en el poder; pero sin autoridad.

Muchos gobernantes para que les voten, dictan leyes bajo el pretexto de progreso, libertad y bienestar social, fomentan el libertinaje y otra serie de comportamientos que a larga perjudican a todos, buenos y malos.  

Dios elige a los más capacitados, sobre todo más santos, aunque algunos les salen rana y hasta le traicionan, como Judas; pero jamás los ajusticia en este mundo, eso sería abuso de poder, sólo los deja a su aire, porque tarde o temprano, ellos mismos se hunden en este mundo y en el otro…Dios dirá.

lunes, 28 de enero de 2013

LA FE es un seguro de VIDA para TODA LA VIDA

          En cualquier póliza de Seguros que se firme, se garantizan las prestaciones acordadas que muy poca gente desea que se tengan que cumplir.

         El que suscriba una póliza de Seguro de Vida  no podrá disfrutar de sus prestaciones ni VIVO ni MUERTO porque serán sus herederos los beneficiados cuando muera. Por lo tanto debería llamarse un Seguro de Muerte.

         La FE es como un seguro de VIDA cuyas prestaciones se pueden disfrutar estando VIVO y sobre todo MUERTO.

         El que CREA contra viento y marea que Jesucristo EXISTE que es DIOS Y que le AMA con amor de PADRE, deberá tener la SEGURIDAD más ABSOLUTA de que vive en las mejores manos.

         La FE es muy FÁCIL de TENER porque no cuesta dinero; pero  muy DIFICIL de USAR.

         Se puede TENER un magnífico coche; pero si no se tiene a punto ni se USA…

         La FE sería ese magnífico coche que habrá que tenerlo siempre a punto para circular diariamente con atascos, lluvias, nieve y en días luminosos de VACACIONES.

         Menos mal que, a veces, tenemos FE y esperamos la ayuda de Dios ante cualquier adversidad, que no es poco.

¿Qué pocas veces usamos esa FE para entrar en contacto íntimo y amoroso con Jesucristo con la Virgen, darles las gracias por cualquier favor concedido,

El tiempo que dediquemos a ESTAR con ELLOS, será el más seguro y aunque parezca inútil, será de ORO de muchos kilates.

domingo, 27 de enero de 2013

PLEITOS TENGAS Y LOS GANES


           Nos tiramos toda la vida deseando la paz porque es sinónimo de felicidad y sin embargo, no sé cómo nos la arreglamos, el caso es  que siempre estamos en guerra  y, aunque algunas se declaran sin que nosotros hayamos intervenido.

         En otras muchas, damos los motivos para que se produzcan enfrentamientos dentro de una misma nación, pueblo, barrio, familia y hasta contra uno mismo.

         A veces, por defender una ideología fundamentalista cargada de odio o revanchismo abrimos heridas ya cicatrizadas y de esa heridas surge de nuevo la sangre y, otra vez la guerra, con razón o sin razón; pero guerra.

Existe una maldición gitana que dice: “Pleitos tengas y los ganes”, porque los pleitos son guerras.

 Un acuerdo justo y razonable, en el que las dos partes cedan un poco de sus derechos, conduce a la paz, que siempre será mejor que una guerra por muy victorioso que se salga de  ella porque siempre deja secuelas irreparables.

        La peor guerra es la tenemos que librar contra nuestros propios miedos, angustias, dificultades, contratiempos, enfermedades, tentaciones, odios que nos llevan a una guerra sin cuartel.

 Guerra por una convivencia, a veces necesaria,  impuesta y conflictiva dentro de la familia o en el trabajo. Por lo tanto, casi siempre, estamos añorando la paz, aunque, por desgracia, la paz verdadera sólo la conseguiremos cuando puedan decir de nosotros (q.e.p.d.).

Pero sepamos que  aun en este mundo existe la paz si aceptamos la que nos prometió Jesucristo cuando les dijo a sus discípulos: LA PAZ OS DEJO; MI PAZ OS DOY, NO COMO EL MUNDO LA DA.

Para conseguir esta paz, tendríamos que seguir los consejos de Jesucristo, que en resumidas cuentas se trataría de saber y querer RENUNCIAR en ciertos momentos de NUESTROS DERECHOS. Posiblemente perderíamos una guerra; pero conseguiríamos LA PAZ.

jueves, 24 de enero de 2013

La FE de un niño ¿PUDO HACER EL MILAGRO?


        Gabrielillo era un rubiales de apenas 8 años más listo que el hambre y travieso como el que más. Vivía en un pueblo de León porque su padre era minero. Su madre creyente y sinceramente practicante, tenía mucho cuidado de que su hijo no faltara ni un día a la catequesis.
        
Un día de aquel frío invierno subieron del pozo de la mina a su padre vomitando sangre. El diagnóstico fue fulminante: Cáncer de pulmón, pues era un fumador empedernido.
        
Al oír Gabrielillo el comentario imprudente de una vecina de que sólo un milagro podría salvar la vida de su padre, se le encogió el corazón de tal modo que casi no podía respirar.
        
Cuando aquella noche se metió en la cama intentando dormir para olvidar, su vista tropezó con un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús del que no se había dado cuenta hasta esa noche. Se puso a rezar un tanto aliviado; pero al tercer Padrenuestro se quedó profundamente dormido.
        
A media noche, los silbidos del viento, la lluvia y los manotazos que daban en su ventana las ramas de un árbol, como pidiendo entrar, se mezclaron con los sollozos de Gabrielillo.
        
El Corazón de Jesús se iluminó como un relámpago.
         -¿Por qué lloras, Gabrielillo?
         -Porque se va a morir mi padre.
         -¿Y qué quieres que haga?
         -Pues que los cures.
         -No puedo.
         -¡¿Qué no puedes?!... ¿No lo puedes todo?.
         -Sí; pero si hago caso a todos los niños que me pidan lo que tú, ningún padre se moriría.
         -Es verdad…pero… no todos te pedirían lo que te pienso pedir yo.
-¿Qué me vas a pedir?
-Me ahogo y no puedo casi decirlo; pero ahí va… Llévate también a mi madre.
-¡¿Cómo… a tu madre?!.
-Sí, a mi madre.
-¿Es que no la quieres?
-Con locura, dijo entre sollozos. Precisamente porque la quiero mucho, te pido que te la lleves también si no puedes curar a mi padre. Ella sin mi padre sufriría mucho y yo no quiero que sufra mi madre.

-Anda, hijo, levántate, ya es hora de ir a la escuela – dijo María, al tiempo que abría la ventana por donde entraba la luz de la mañana.
Gabrielillo abrió los ojos sobresaltado y se abalanzó al cuello de su madre, todo asustado, ignorando si había sido un sueño o realidad.

Se marchó a clase con la duda y temiendo hubiera sido una realidad y Jesús aceptara su petición. Ningún día había deseado y temido tanto salir de clase para volver a casa, por si se encontraba sin padre ni madre.

Cuando llegó ese tan deseado y temido momento, salió de estampida de la escuela; pero al llegar cerca de casa y ver que entraba y salía mucha gente, se paró en seco y el corazón dejo de latir.

De pronto, le pareció oír a una vecina que salía gritando: Milagro. El corazón le dio un salto en el pecho y salió corriendo cual liebre perseguida por galgo.

Entró como una exhalación en su casa, se escabulló por entre la gente y se metió en su pequeño cuarto. Allí en la soledad, cayó de rodillas delante del cuadro del Sagrado Corazón de Jesús y unas lágrimas rodaron por su carita de ángel, sin saber si fueron de agradecimiento, o de pena al ver a su Jesús del cuadro tan solo y olvidado de todos.

martes, 22 de enero de 2013

El que más CRITICA es el más CRITICABLE


         Más de un político que lo que mejor ha hecho para el  BIEN COMÚN, que es para lo que fue elegido, ha sido CRITICAR ahora se estará diciendo: Ojala hubiese estado callado porque me están devolviendo la pelota. 

          A muchos se les podría decir: Calladito estás más guapo. Por la boca muere el pez y en boquita cerrada no entran moscas.

         Todos estos dichos se les podrían aplicar a muchos políticos, gobernantes  y gente común que sólo hablan por no callar, protagonizarse y, a veces, callan cuando deberían hablar y sobre todo actuar.

Obras son amores y no buenas  palabras. El que calla, otorga, cuando debería  manifestarse.

         Hay que saber administrar bien los silencios en la vida pública y  en la privada.

 Un silencio a tiempo evita muchos problemas. Cualquier discusión se acaba en cuanto uno se calla.

Creo que está llegando la hora en la que TODOS los políticos deberían HABLAR menos y ACTUAR con más HONRADEZ si no quieren IR AL PARO ya que  se habrían  cargado la Democracia.

         Dios rompió su eterno SILENCIO cuando dijo:

Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, porque quería tener unos interlocutores válidos y no para CRITICARNOS. Razones no le faltan.

Dios HABLÓ a su pueblo escogido a través de sus Profetas; pero prefería tener más INTIMIDAD y por eso el VERBO (o sea la palabra de Dios, Jesucristo) se hizo carne y habitó entre nosotros.

Jesucristo PREDICÓ durante tres años y como, a veces, lo que se dice queda escrito en el agua, los Evangelios son como actas notariales de todo lo que hizo y dijo.

Si queremos una regeneración POLÍTICA, SOCIAL Y ECONÓMICA no tendremos más remedio que actuar TODOS de acuerdo con lo  JESUCRISTO nos enseñó cuando dijo “Yo soy el CAMINO, la VERDAD y la VIDA.

         No hay vuelta de hoja si queremos seguir adelante. 

lunes, 21 de enero de 2013

YO ESTARÉ con vosotros TODOS LOS DÍAS hasta la consumación de los SIGLOS.

          Cuando San José reflexionaba sobre qué hacer al saber el embarazo de María, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: 

         José, hijo de David, no temas recibir en tu casa a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, a quien pondréis por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados.

         Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que el Señor había anunciado por el profeta que dice:

         He aquí que una virgen  concebirá y parirá un hijo,
Y se le pondrá por nombre EMMANUEL que quiere decir:
DIOS CON NOSOTROS.(Is.7,14).

Está claro que antes de que naciera Jesús, su misión sería ESTAR CON  NOSOTROS.

Por las venas de Jesucristo corrió sangre nuestra y la derramó para que por las nuestras pudiera correr la gracia santificante.

Al vivir entre nosotros durante su vida pública no hizo otra cosa que enseñarnos con su predicación y sus obras, que ÉL era el único CAMINO para ser relativamente felices en este mundo y que gracias a su Pasión y Muerte, nos abriría las puertas del Cielo.

Cuando ya resucitado y antes de partir le dijo a sus apóstoles:

YO ESTARÉ CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS HASTA AL CONSUMACION DE LOS SIGLOS.

Para cumplir tal promesa, mucho antes de morir dijo:

EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, MORA EN MÍ Y YO EN ÉL.

¿El que hizo tales promesas, o era un fatuo,  un loco, o verdaderamente era DIOS?

En la Sagrada Escritura (Proverbios 8,31) Dios dijo:

“Recreándome en el orbe de la tierra, siendo mis DELICIAS LOS HIJOS DE LOS HOMBRES”.

¿Tenemos siempre abiertas las puertas de nuestro corazón para que Jesucristo entre y se sienta feliz o que de vez en cuando PENSEMOS, que pueda ESTAR  a nuestro lado como lo hizo con los discípulos de Emaus?

Por eso sigue estando presente en la EUCARISTÍA, oculto en miles de Sagrarios y siendo recibido sacramentalmente por millones de creyentes.

         ¿Pero qué ha hecho Jesucristo para que algunos no lo quieren ver ni en pintura, y anden pidiendo con tanta insistencia que sean quitados los crucifijos?

         Si hubiera sido un asesino, un violador, un ladrón o un personaje deleznable a quien nadie debería apreciar y menos imitar, habría razones para no exponerlo; pero ha sido todo lo contrario.

         Sería razonable que los que desean que sus hijos no vean un crucifijo manifestaran sus motivos y en qué le perjudicaría que sus hijos pudieran conocer y apreciar los valores tan humanos y tan provechosos para su educación integral, como sería la honradez, el sacrificio propio para llegar a ser unos hombres de provecho y no unos alcohólicos, drogadictos etc,etc. y el saberse sacrificar por los demás ahora que tanto se habla y se necesita ser solidario.

         Esos padres querrán que sus hijos le obedezcan, les amen y luego, cuando llegue el momento, les cuiden; pero si desde pequeñitos no han aprendido todas esas virtudes de sacrificio y entrega, que no se las pidan más tarde.”El arbolito desde pequeñito”.

         Si una imagen vale más que mil palabras. Ver a todo un DIOS clavado injustamente en la cruz y encima perdonando a los que le estaban crucificando y haciéndolo todo por amor a todos los hombres a cambio del amor de unos pocos y del desprecio de otros muchos.

         ¿Existe imagen humana más impactante y que nos haga pensar en profundidad, a creyentes y no creyentes, el ver a un HOMBRE, que es DIOS, clavado en una CRUZ, sabiendo que ha BAJADO de la cruz para  ESTAR con nosotros y AYUDARNOS a llevar la nuestra, siempre que se lo pidamos?

sábado, 19 de enero de 2013

CREEMOS en DIOS; pero no en SU AMOR

          Muchos CREEN en DIOS aunque no lo VEAN y sin embargo no CREEN en su amor cuando sus obras PALPABLES son amores y sobran las razones.

         Para muchos es relativamente fácil CREER en su existencia porque no les obliga a mucho.

Como Dios está allá arriba y ellos aquí abajo viven desconectados de  Dios y por lo tanto sin obligaciones.

CREER en el AMOR que Dios nos tiene es el SUMMUN de la FE y lo que más nos mantiene agradecidos y UNIDOS a DIOS.

“Dios AMÓ tanto al mundo que nos dio a su Hijo unigénito (Sic enim Deus dilexit mundum,  ut Filium suum  uigenitum daret) y todos sabemos lo que Jesucristo hizo por nosotros.

El AMOR con AMOR se paga. No existe el Amor si  no es RECÍPROCO,

Si realmente creemos en el AMOR que Dios nos tiene y nosotros respondemos con el mismo AMOR.

La unión de estos dos AMORES nos evitarán caer en las tentaciones, saldremos victoriosos, siempre HAREMOS lo que a Dios le AGRADA y, al menos, SENTIREMOS lo del poeta anónimo del siglo XVI.

No me mueve, mi Dios para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme el ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin tu amor, y de tal manera
que aunque no hubiera cielo yo te amara
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

miércoles, 16 de enero de 2013

SUEÑO y VIDA....¿Quién pudiera FUNDIRLAS?

SUEÑO y  VIDA…¿Quién pudiera FUNDIRLAS?

                                   Vives porque sueñas,
                                   si no soñaras,
                                   te hundirías en el abismo de la vida.
                                   A más sueño,
                                   más  vida.
                                   El niño sueña,
                                   y le sonríe la vida.
                                   El anciano tiene recuerdos y querencias,
                                   que en el fondo son sueños.
                                   Sueñas en el amor y te extasías,
                                   Después  del amor,
                                    te  invade la melancolía.
                                   Sueña el pobre,
                                   y le sobra vida.
                                   El rico ya no sueña,
                                   y le falta vida.
                                   Por eso, ¡Ay! del que todos los sueños
                                   convierta   en vida,
                                   sentirá   la muerte,
                                   estando  en vida.
                                   La vida es una semilla,
                                   cuando el sueño se haga fruto,
                                   ¿Dónde estará la semilla?
                                   El sueño es fe,
                                   cuando veas a Dios,
                                   tendrás un ENSUEÑO de vida.

sábado, 12 de enero de 2013

¿Por qué CREER, CONFIAR y AMAR a JESUCRISTO es dar un salto en el VACÍO teniendo la FE como red PROTESTORA?

          Porque en quien deberíamos CREER, CONFIAR y AMAR no es a un hombre con mucho poder, sino el mismísimo DIOS.

         Bien claro dijo que ÉL era Dios:

         “Mi Padre y yo somos UNO”.
         “Mi Padre obra continuamente y yo ni más  ni menos”.
         “Felipe, quien me ve a mí, ve al Padre.

         ¿Cómo podría, no siendo Dios, haber dicho?:

         “Sin mi, NADA podréis hacer”.
         “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.
         “Yo estaré con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos”.
         “El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él”.
        
Y precisamente por haber dicho y testimoniado con sus obras TODO ESTO, fue crucificado.

Sus discípulos, sobre todo el incrédulo Santo Tomas, no tuvo más remedio que confesar su incredulidad ante Jesucristo Resucitado, diciendo “Señor mío y DIOS mío”.

         San Juan comienza su Evangelio diciendo:

         “Al principio era el VERBO (Jesucristo),
         Y el VERBO estaba en DIOS,
         Y el VERBO era DIOS”.

¿Que hacer cuando la inmensa mayoría que nos rodea, en lugar de dar este salto en el vacío de la fe vive continuamente no en el borde del PRECIPICIO, sino en loca carrera  hacia  el ABISMO de la perdición ETERNA? ¿Ser uno de tantos?

Ante esta cobardía, Jesucristo nos diría: "Hombre de poca fe".

         Habría que tener la valentía de dar ese salto en el VACÍO de CREER y AMAR, ESPERANDO  que Jesucristo nos resuelva o nos AYUDE a solucionar cualquier problema o adversidad que se nos ha presentado o que se nos PUEDA presentar porque  LO vemos como HOMBRE y no como DIOS PATERNAL.

         Pero si LE decimos como el Centurión:” Señor no te molestes, pues no soy digno de que entre bajo mi techo. Ni yo me he creído digno de ir a TI; pero dí sólo una palabra y mi siervo quedará sano”.

         “Oyendo esto Jesús, se maravilló de él, y vuelto a la multitud que le seguía, dijo: Yo os digo que FE como ésta no la he hallado en Israel”.

         San Felipe Neri decía:

         Quien QUIERA algo que no sea Cristo
                   No sabe lo que QUIERE
         Quien PIDA algo que no sea Cristo
                   No sabe lo que PIDE
         Quien TRABAJE en algo que no sea Cristo
                   No sabe lo que HACE.

         Por desgracia estamos dando continuamente saltos en el vacío creyendo y confiando en que los demás o nosotros mismos podamos resolver los muchos problemas que nos acucian y así andamos angustiados  cuando si CREEMOS y CONFIAMOS en Jesucristo viviremos, al menos, un tanto tranquilos, siempre que  hagamos “A Dios rogando y con el mazo dando”.

         Gracias a Dios, muchos han sido y sigue siendo los que DAN  el triple SALTO MORTAL en el vacío  de CREER, ESPERAR y AMAR a Jesucristo. porque sigue siendo realidad el que " Muchos son los llamados y pocos los elegidos"

Ya sabemos lo que hay que hacer para SER ELEGIDOS.

martes, 8 de enero de 2013

UN MUNDO EN EL QUE LO INVISIBLE SE HACE VISIBLE

            Esto  es lo  consiguió el célebre escritor Italiano Vittorio Messori, según cuenta en su libro “¿Por qué creo?”.

         “Consideraba el doctorado como un paso para entrar en la lucha de la vida verdadera y comenzar  finalmente a ver cómo se me daba cosa en el mercado de la industria cultural y al mismo tiempo con cierto compromiso político con los partidos de la izquierda laica.

         Era un joven de veintitrés años que no se atormentaba por la búsqueda de una Verdad con mayúscula, en cuya existencia no creía, y que más bien, la temía como fuente de todo fanatismo y totalitarismo, era un realista extraño a toda tentación espiritualizante,  un individualista escéptico.

         Este joven,- de manera absolutamente imprevista y ni siquiera buscada -  queda deslumbrado por una luz que lo impulsa irresistiblemente a cruzar un umbral, al otro lado del cual  hay “otro” mundo.

         UN MUNDO EN EL QUE LO INVISIBLE SE HACE VISIBLE y sobre el que reina Aquel que es adorado como Salvador y Redentor por aquellos cristianos, aquellos católicos hacia los cuales aquel muchacho sólo sentía hasta entonces extrañeza y desconfianza.

         Me encontré inmerso en una atmósfera, que a falta de mejores palabras podría definir  como “encantada” y absolutamente desconocida respecto a todo lo que conocía. Pero aquella atmósfera no me transportó a las nubes,  sino que vino acompañada de una lucidísima concreción y de una voluntad férrea y con una energía que no conocía en mí y tuve que reconocerlo, una vez más,  que no podía ser SÓLO MÍA.

         Fue en resumidas cuentas una unión de cosas opuestas, que después conocí, caracterizan la FE a cualquier nivel. En este caso, la inmersión  en  una dimisión “mística”, “sobrenatural”, me sentía en las nubes y al mismo tiempo con los pies sólidamente en la tierra.

         Verifiqué  también la VERDAD de las palabras de Jesús:

         “He aquí que yo hago NUEVAS todas las COSAS”.

sábado, 5 de enero de 2013

Las PREOCUPACIONES son un MATA CRISTIANOS

           Bien claro Jesucristo dijo:

         No os INQUIETÉIS por vuestra vida, por lo que habéis de comer o beber, ni por vuestro cuerpo, por lo que habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

 Mirad cómo las aves del cielo no siembra, ni siegan, ni encierran en graneros, y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?

¿Quién de vosotros con sus PREOCUPACIONES puede añadir a su estatura un solo codo, hombres de POCA FE?

No os PREOCUPÉIS pues, diciendo ¿Qué comeremos, qué beberemos, que vestiremos? Los GENTILES se afanan por todo eso; pero bien sabe vuestro Padre celestial que de todo eso tenéis necesidad. (Mt.cap.6)

Los CREYENTES aceptamos, en teoría, estos consejos de Jesucristo; pero tenemos que reconocer que en la PRÁCTICA, no los practicamos porque nuestra FE es muy débil y en el fondo, sin decirlo, inconscientes nos decimos: “Fíate de Dios y no corras” y olvidamos el “A Dios rogando y con el mazo dando".

CREER a pies juntillas y aplicar estos consejos es semejante a dar un salto en el vacío dudando de que debajo esté la RED de la FE.

Por eso ya Jesucristo tuvo que decir: “HOMBRES DE POCA FE”.

Existen otras muchas PREOCUPACIONES no tan vitales como las anteriores; pero que nos impiden ser unos verdaderos CREYENTES y AMANTES de JESUCRISTO y por lo tanto nos privamos de sentir la presencia de Jesucristo porque nuestro pensamiento y ocupación están en otras bagatelas.

Me impresionó mucho el hecho tan sencillo como era el que un monje cartujo en la película “El Gran Silencio” extendía su mano suavemente sobre una tela y sin decir palabra, su rostro reflejaba que en ese momento estaba PENSANDO en que Jesucristo estaba a su lado.

No tendríamos  que ser cartujos para PENSAR, de vez en cuando, que Jesucristo ESTÁ A NUESTRO LADO como también prometió.

miércoles, 2 de enero de 2013

VIVO YO, ya no soy yo, es CRISTO quien VIVE en mí.

          “Y ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mi. Y aunque al presente vivo en carne, vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entrego por mí”. Esto se lo escribió San Pablo a los Gálatas Cap.2 ver.20.

         ¿Por qué, San Pablo que no conoció personalmente a Jesús como los demás discípulos, rezuma en todas sus cartas, no un AMOR, sino, yo diría, un ENAMORAMIENTO tan profundo y cariñoso de Jesús?

         Porque, casi siempre, el AMOR a DISTANCIA es más profundo y PERSISTENTE.

¡¡Que lo digan los enamorados que no se pueden ver físicamente!!

Nosotros tampoco hemos conocido físicamente a Jesucristo y erróneamente LO suponemos  LEJOS cuando lo deberíamos tener a tiro de PENSAMIENTO, si de verdad estuviéramos enamorados de ÉL.

Muchos, gracias a Dios, CREEN que Jesucristo está PRESENTE en la EUCARISTÍA; pero ¿Cuántos VIVEN y GOZAN de esa misteriosa y  realísima PRESENCIA?

Cuando no se pueda GOZAR de esa presencia EUCARÍSTICA, que yo llamaría; casi FÍSICA, podremos recurrir al AMOR a DISTANCIA que sería TENERLO en el PENSAMIENTO y en el CORAZÓN que es lo que hacen los verdaderamente enamorados.

Jesucristo que permanece oculto día y noche en los fríos y solitarios SAGRARIOS como fuente de agua VIVA que mana, aunque nadie beba, DESEA ardientemente MORAR en la MENTE y corazón de sus hijos porque allí es donde puede recibir algo de CALOR y trato humano.

¿Quién no es capaz de aislarse UNOS minutos al día y PENSAR que tiene a Jesucristo tan a tiro de PENSAMIENTO que LO tiene dentro?