martes, 12 de agosto de 2014

¿CUÁLES SON NUESTRA VITALES ENERGÍAS?.


                  Todo cuanto ha creado Dios es bueno y para nuestro bien; pero como no usamos correctamente el don de la LIBERTAD, así nos va en la vida.

         Desde el momento de la concepción tenemos en potencia, como cualquier semilla, todo los GENES de nuestros padres, buenos, malos y sobre todo los instintos o tendencias que son los que nos impulsarán a desarrollarnos, sobrevivir y progresar.

Los instintos son las armas con las que Dios nos dota para luchar en la vida, de ahí la importancia de conocerlas y saber cómo usarlas para defendernos, atacar y progresar

El primer instinto que se manifiesta nada mas nacer, es el de conservación. Al bebé sólo hay que indicarle dónde está el pezón para chupar. Si no se le alimenta, surge el instinto y protesta llorando.

Si no existiera este instinto, dada la vida perra que a veces tenemos que soportar, el suicidio estaría al orden del día; pero Dios quiere que vivamos, para eso nos ha dado la vida y no quiere que  la despreciemos y se la devolvamos antes de tiempo Lo que pretende es que nos hagamos  mayorcitos luchando y sabiendo cómo nos la tenemos que ganar honradamente y hacer méritos para la otra vida.
  
El amor, que es el motor de la vida, es el instinto, sin el cual, la vida,  no sería vida, sino muerte; pero como es tan importante y es por el que más nos parecemos a Dios, puesto que Dios, esencialmente es AMOR; con mucha frecuencia lo adulteramos mezclándolo en mayor proporción con el sexo, instinto muy importante por ser el de la procreación; pero que al quitarle su objetivo final, se degrada, se manipula y porque en el fondo es más fácil de seguir que el amor.

Todos sentimos, unos más y otros menos, el instinto de conocer y saber,  importantísimo para progresar; pero también lo cambiamos por una curiosidad improductiva, malsana y a veces delirante Los que nos manipulan para su provecho, fomentan en los pueblos un interés por noticias intranscendentes para que no sepamos más de la cuenta y nos tengan embelesados e ignoremos cosas más importantes.

También existe el instinto religioso o tendencia a adorar a algo superior a nosotros, como lo han tenido todas las culturas por atrasadas que hayan sido y ahora que hemos progresado tanto y que deberíamos adorar al único Dios verdadero, LO  quieren suprimir para que adoremos otros dioses que pueden ser manejados a gusto y provecho de otros seres humanos.

         Deberíamos darnos cuenta que si queremos ser felices, tendremos que saber conducir y encauzar todos nuestros instintos por los caminos trazados por Dios y evitar todas las adulteraciones y desvíos peligrosos.

         Los que tengan FE saben que con la muerte se acaba todo progreso material; pero esperan de acuerdos con sus creencias, que disfrutarán de un progreso infinitamente mejor.


  

        

No hay comentarios: