martes, 22 de septiembre de 2015

¿Cuáles SON LAS DOS PARADOJAS DE LA VIDA?


         El Levantarse y volverse Acostar, es el trabajo ineludible y  paradójicamente el más agradable y desagradable que nos manda el señor.

Veamos como no todos se acuestan y se levantan igual.

Los que han disfrutado a tope de la vida y lo han tenido todo, se han acostado y en la creencia de que ya no existía más vida, se han levantado para tirarla por la borda

 Los que, al verse arruinados y atenazados por el miedo al fracaso y cobardes al tener que acostarse y levantarse sin ser capaces de afrontar una nueva vida, se han quedado dormidos eternamente.

Los que han robado, matado y hecho tanto daño que abrumados por el peso de tanta culpa y no sintiendo arrepentimiento, se han levantado para tirarse por un puente.

Los hay, por desgracia y por suerte, también paradójicamente, que posiblemente se hayan acostado sin cenar, han estado deseando que amaneciera para comerse la vida y seguir trabajando, luchando y siempre esperando conseguir una vida mejor; pero siempre caminando por caminos paralelos, uno pisando la tierra, a veces, hasta inmunda y otro camino mirando al Cielo.

Estos tales son los más querido por Dios, puesto  Jesucristo Dijo:  Otra paradoja: Bienaventurados los POBRES en el Espíritu, porque de ellos es el Reino de los CIELOS

La otra paradoja ineludible de la vida es: Hay que MORIR para VIVIR.

“En verdad os digo que si el grano de trigo no cae en la tierra y MUERE quedará solo; pero si muere, llevará mucho FRUTO” Dijo Jesucristo.

Estamos rodeados de misterios que nos avisan y nos dicen que si en este mundo no nos pudrimos en la tierra, que sería MORIR al pecado, no podremos germinar y seguiremos sepultados en esta tierra inmunda.

Todo esto nos demuestra que si hemos soportado toda clase de trabajos, adversidades, enfermedades con cristiana resignación, que  habrá sido como el ir MURIENDO poco a poco, RESUCITAREMOS  a otra VIDA ETERNA. Felices o Infelices.
                      He aquí la GRAN PARADOJA.


No hay comentarios: