viernes, 31 de julio de 2009

UN VASCO UNIVERSAL

“Si hay algún hombre representativo de mi raza es Iñigo de Loyola, hidalgo guipuzcoano que fundó la Compañía de Jesús” Esto es lo que escribió Unamuno de San Ignacio de Loyola, cuya fiesta se celebra hoy 31 de Julio.

Se nace donde Dios y los padres quieren; pero se puede vivir donde uno quiera.

San Ignacio nació en Guipuzcoa en 1.491, siendo el decimotercero hijo de una familia poderosa. No conoció a su madre y fue criado por una nodriza campesina.

A la muerte de su padre, se marchó a Arévalo a vivir con su pariente Juan Velázquez de Cuellar, contador real. En Arévalo aprendió el manejo de las armas.

Como buen caballero idealista y romántico, andaba ansioso de encontrar, al menos en sus sueños, una dama a quien servir.

En Valladolid tuvo la ocasión de participar en justas y torneos en honor de la hija menor de Doña Juana la Loca, de la que al recibir fugazmente una sonrisa cuando se cruzaron sus miradas, la hizo dama de sus sueños.

La “Tal dama de sus sueños no era ni duquesa, ni condesa, sino de más alto rango”, según dijo más tarde.

Dios lo tenía predestinado para que sirviera a otra Dama del máximo rango y así dispuso que al caer herido en el sitio de Pamplona, leyera en su convalecencia, al no tener libros de caballerías, la vida de Jesucristo y de santos, sintiendo tal conversión interior que su único deseo era hacer lo mismo.

“Si Santo Domingo y San Francisco hizo esto, yo lo tengo que hacer”, decía.

Se enamoró de tal modo de Jesucristo que a toda costa quiso peregrinar a Jerusalén, y al pasar por Barcelona permaneció de rodillas toda una noche delante de la Virgen de Montserrat velando sus nuevas armas de caballero de Jesucristo.

Se retiró a una cueva de Manresa donde llevó una vida tan intensa de oración y sacrificios que dejó quebrantada su salud. Allí escribió sus famosos Ejercicios Espirituales.

Más tarde, ya mayor y casi sin estudios, recorre las universidades de Salamanca, Alcalá de Henares, terminando en la Universidad de Paris, donde conquista a otros estudiantes, entre ellos a San Francisco Javier, con quienes fundó la Compañía de Jesús.

En 1.551 fundó el Colegio Romano que después se llamaría la Universidad Gregoriana donde se han formado muchos Papas, Cardenales, Obispos y sacerdotes.

San Ignacio quiso que sus hijos, los jesuitas, ya trabajaran como misioneros, investigadores o educadores, lo hiciesen siempre a la mayor gloria de Dios (Ad Maiorem Dei Gloriam) A.M.D.G.

jueves, 30 de julio de 2009

YO NO TENGO LA CULPA

Esta frase la tenemos casi siempre a flor de labios, tengamos la culpa o no. Muy pocas veces nos reconocemos culpables y lo confesamos.

Al que es considerado como inteligente, aunque realmente no lo sea, le falta la suficiente humildad para reconocer su error; pero si de verdad es inteligente, lo reconocerá “Porque de sabios es rectificar,” sabiendo que conseguirá más prestigio y credibilidad.

Comportamiento que brilla por su ausencia en los políticos y así les va. No llegan ni al aprobado.

Cuanto menos vale una persona y más se equivoca, es el que nunca tiene la culpa y, si puede, se la endilga a otro. ¡Cuántas trifulcas se forman en la política, en el trabajo y en la familia!.

El día que todos borremos de nuestra boca y pensamiento esta frase y nos confesemos culpables, la convivencia entre todos será mucho más pacífica.

Si cuando Dios recriminó a Adán el haber comido de la fruta prohibida, hubiera admitido su culpa, sin echársela a Eva y esta a la serpiente, posiblemente, ahora estaríamos todos disfrutando del Paraíso.

Dios se dio cuenta que además de desobedientes, íbamos a ser tan tercos, soberbios y mezquinos, que en lugar de reconocernos culpables, hasta le echaríamos la culpa a EL, de nuestros errores o males. Siempre tiene la culpa alguien.

Se camina mucho mejor ante los hombres con humildad y reconociendo nuestras limitaciones y errores y jamás actuar como “Un roba peras” adjudicándose los méritos ajenos. Es lo más denigrante.

El misterio de los misterios, es que el GRAN CULPABLE, fue Nuestro Señor Jesucristo que CARGÓ con todas nuestras culpas y pecados para que nos pudieran ser perdonados, siempre que nos sintamos culpable y los confesemos, como lo hizo el Buen Ladrón.

miércoles, 29 de julio de 2009

PERDONAR NO IMPLICA BORRAR

Se cuenta que un camionero, al poner en marcha su camión a la puerta de su casa y dar marcha atrás, no se dio cuenta que su hijo de unos tres años, estaba detrás intentando coger una pelota, lo atropelló y lo dejó reventado.

Aunque los tribunales lo perdonaran y todo el mundo le compadeciera, jamás en la vida se le podría borrar de la imaginación y conciencia tan luctuoso y desgraciado suceso y viviría atormentado toda su vida.

Bien es verdad que si Dios es infinitamente misericordioso y nos puede PERDONAR todos nuestros pecados, posiblemente, no implique el que se les puedan BORRAR, sobre todo a los que hayan vivido ignorando a Dios, pecando y sin ningún arrepentimiento.

Aunque Dios les PERDONARA los pecados; pero no se los BORRARA, vivirían atormentados por toda la eternidad.

Estarían sintiendo en cada momento y con toda nitidez lo ingratos que han sido con un Dios-Padre tan bueno.

Se darían de tortas, si pudieran, al comprobar lo imbéciles que han sido al blasfemar.

Desearían volver a la tierra a vivir una perra vida, con tal de poder BORRAR de su conciencia y de su recuerdo todas las injusticias, robos, mentiras, calumnias, infidelidades, el desamor a los padres, el descuido de los hijos etc, etc.

Para los que hayan vivido intentando, al menos, amar a Dios y no perjudicar al prójimo, a sabiendas, y cuando por debilidad humana hayan pecado y vuelvan, aunque sea enlodados, al buen camino mediante una auténtica y sincera confesión, entonces Dios les BORRARÁ todos sus pecados, porque se cumplirá lo del Salmista:

“Aparta tu FAZ de mis pecados,
y BORRA todas mis iniquidades.
Rocíame con hisopo y seré puro.
Lávame, y seré más blanco que la nieve,
porque un corazón contrito y humillado,
¡oh, Dios, No lo desprecias!”

martes, 28 de julio de 2009

LA OCTAVA PALABRA

Lo que verdaderamente da prestigio y fama a un diplomático es cuando consigue que dos países enfrentados, no sólo se reconcilien, sino que trabajen unidos en una causa común en beneficio de todos, sabiendo renunciar cada uno a su ideología e intereses propios.

Cuando se da ese caso, se debería escenificar y fotografiar, no al diplomático ni a los contendientes, sino solamente dos manos estrechadas en un recuadro en grande para simbolizar que en la UNIÓN está la fuerza de todo progreso y bienestar.

Dicen que el Vaticano tiene el cuerpo más famoso y eficaz de diplomáticos. Por algo será.

Jesucristo escogió la muerte en CRUZ , porque al tener extendidas las manos una a la derecha y otra a la izquierda, SIMBOLIZABA que quería morir para salvarlos a todos UNIÉNDOLOS en su CORAZÓN, de donde únicamente puede surgir, por el amor, la unión de voluntades, fuente de paz y felicidad.

Aunque Jesucristo pronunció desde la cruz las siguientes siete palabras:

“Tengo sed”
“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”
“Padre, ¿Por qué me has abandonado?”
“Madre, ahí tienes a tu hijo, ahí tienes a tu madre”
“Hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso”, le prometió al buen ladrón que aceptó el castigo, merecido por sus pecados.”
“Consummatum est”
“En TUS manos encomiendo mi espíritu”

Hoy día, en su octava palabra, a sabiendas de que muy pocos la escucharían, diría lo siguiente:

Los que se declaren seguidores míos, que no sean cobardes y lo manifiesten públicamente más con los hechos que con palabras y que al mirarme en la cruz, sepan que no serán mejor tratados.

A los que no crean en mí y me odien, les preguntaría qué mal les he hecho y por qué me temen, si estoy clavado en la cruz. Yo no puedo ni debo intervenir en su mundo, ellos son los responsables.

El mió está más arriba en donde espero a todos para acomodarlos en el sitio que les corresponda.

lunes, 27 de julio de 2009

LA INDEPENDENCIA ES UNA ENGAÑIFA

Nada más nacer, ya manifestamos nuestro deseo de ser independiente, o sea egoísta, yo, yo y yo. Intentad quitarle un juguete a un niño y veréis la que arma.

¿Por qué los jóvenes son tan rebeldes? Sencillamente, porque el instinto de independencia surge a lo bestia, y casi siempre sin razón. Puro instinto egoísta.

El adulto está deseando independizarse de los padres, para por ley de vida y sin darse cuenta, meterse en la dependencia de la pareja. Cosas inevitables de la vida.

Como se está fomentando tanto la libertad y la independencia, el divorcio exprés está al orden del día para volver a tropezar en la misma piedra. Estamos condenados a no conseguir nunca la independencia.

Hay muchos, y esto es lo grave, que no quieren tener ninguna dependencia de Dios, se rebelan contra sus mandatos y caen de bruces en la esclavitud del alcohol, droga, promiscuidad sexual y violencias para terminar esclavizados de por vida en la cárcel.

Hay que reconocer que muchos países han conseguido, después de muchas luchas, su independencia y con justa razón porque eran casi esclavos de colonizadores, invasores etc.

En estos casos luchaban por conseguir su libertad que no necesariamente debe llegar a la independencia.

Nadie tiene derecho a privar de libertad a un pueblo o a un individuo, a no ser que el tal pueblo sea realmente un peligro inevitable para los demás y lo mismo en lo individual.

Muchos pueblos ni están esclavizados por nadie y gozan de plena libertad y sin embargo piden y luchan por conseguir su independencia.

No es el pueblo en general, sino unos pocos listillos y aprovechados que quieren ser “Cabecitas de ratón y no colitas de león” porque así manejan a su gusto la ratonera, aprovechándose del instinto individual que todos tenemos de INDEPENDENCIA.

Somos tan ingenuos y torpes que por seguir ese instinto individual y tan funesto nos dejamos engañar al creer que si nos libramos de una política general, tendremos más libertad, sin darnos cuenta que caeremos en una política caciquil y pueblerina.

sábado, 25 de julio de 2009

¿SE CUMPLEN LAS PROFECÍAS?

Después de la destrucción de las torres gemelas en Nueva York, apareció en Televisión un señor diciendo que Nostradamus profetizó en el siglo XVI que en nuestro tiempo, unos pájaros de fuego destruirían unos monumentos gemelos y que sería el inicio de una guerra mundial. Esto es lo que más o menos recuerdo de aquel reportaje televisivo.

Dudo que Nostradamus, médico y astrólogo francés, llamado Michel de Notre-Dame profetizara tal suceso; pero se están dando bastantes motivos iniciales para que esto se cumpla con tantas amenazas nucleares, aunque no sea inminente.

La Virgen de Fátima en sus apariciones dijo que cuando se observara una gran señal en el cielo, sería el comienzo de una gran guerra, que fue la del año 1.945.

Esa célebre señal del cielo, yo la contemplé de pequeño, todo asustado, cuando una noche muy fría de invierno del 1.939, si mal no recuerdo, apareció en el cielo como una nube roja, que nos sobrecogió y luego supimos que había sido una Aurora Boreal.

Se dice que algunas profecías se hacen para que no se cumplan.

Dios ordenó al profeta Jonás que fuera a Nínive y profetizara que sería destruida. Jonás desobedeciendo a Yavé, se embarcó para Tarsis; pero al saber los tripulantes que la tormenta que se desencadenó, era por su desobediencia, ordenaron que fuera arrojado al mar en donde un pez lo tragó y al tercer día lo arrojó en la playa.

Jonás volvió a Nínive, ciudad tan grande que se tardaban tres días en poderla cruzar y, al predicar que en cuarenta días sería destruida, los ninivitas, con su rey a la cabeza, hicieron penitencia, enderezaron sus vidas y no se cumplió la profecía.

Sodoma y Gomorra fueron aniquiladas porque a pesar de los ruegos de Abrahán para reducir el número de justos que debía haber entre los sodomitas, al no llegar ni siquiera a diez justos, Dios hizo llover azufre y fuego.

No sabemos si Nostradamus profetizó una nueva guerra mundial y lo hizo para que no se cumpliera, si los responsables que nos dirigen hacen todo lo que Dios manda, de lo contrario, cabe la posibilidad de que se cumpla.

Sólo nos queda el “A Dios rogando y con el mazo dando” y si tanto miedo tenemos, procuremos enderezar nuestras vidas para aumentar el número de justos en la tierra porque, al paso que vamos, me temo que cuando Dios realice un censo encontrará muy pocos y se cumplirá la profecía.

viernes, 24 de julio de 2009

JESUCRISTO SE DEJA COMPRAR

Aunque su vida la vendió por 30 monedas, al resucitar y seguir vivo siendo Dios, quiere dejarse comprar por todos nosotros y no para que le traicionemos como Judas, sino para darnos su ayuda permanente aun en medio de todas las adversidades que nos puedan suceder y todo a cambio, no de dinero y ni siquiera de nuestras buenas obras, sino solamente por la CONFIANZA que depositemos en EL, sin dudas ni vacilaciones.

Con la confianza, que es nuestro cheque en blanco, ya lo tenemos comprado y El no tiene más remedio que cumplir.

Si las compra-ventas entre caballeros se cumplen a rajatabla porque son poderosos.¿Quién podrá dudar de Dios?

Aquí está una pequeña parte de lo mucho que nos puede dar a cambio de nuestra CONFIANZA.

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Todas las cosas son posible para los que creen.
Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los Cielos.
Yo soy la luz del mundo.
Yo soy la resurrección y la vida.
Yo he venido para que tengáis vida.
Mi paz os dejo.
Sin mí nada podéis hacer.
El que tenga sed que venga a mí y beba.
Venid a mi todos los que andáis con trabajos y cargas y yo os aliviaré.

San Pedro anduvo por las aguas hasta que DESCONFIÓ.

jueves, 23 de julio de 2009

¿ES DIOS UN DICTADOR?

" Me amarás con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas y al prójimo como a ti mismo".

Dios que lo tiene todo, nos exige lo máximo. ¿Es Dios por esto, un egoísta, un dictador o un tirano. Nadie da de lo que no tiene, y si alguien tiene mucho de algo, entonces sí que lo puede dar.

Dios, por autodefinición es AMOR El hombre al ser imagen de Dios, debería ser también amor; pero tenemos libertad, no sólo para no amar, sino hasta para odiar a Dios y a nuestro prójimo.

Dios con este máximo mandamiento nos está revelando que en el amar o no amar, está el " Ser o no ser" de nuestra existencia.

Si analizamos en profundidad nuestras propias vivencias, observaremos que los momentos más felices de nuestra vida han sido cuando hemos practicado o sentido el amor más puro, noble y desinteresado, y todo, porque en esos momentos es cuando hemos sido nosotros mismos, por esencia y por lo tanto hemos participado de la Divinidad.

Dios podría haberse mostrado más liberal y progresista permitiendo a los hombres participar de su eterno AMOR a cambio de la indiferencia o el odio. Así parecería más Dios porque lo daría todo a cambio de nada. Esto puede que lo tenga establecido con cualesquiera otros seres desconocidos para nosotros, como lo tiene aquí en la tierra con los animales y plantas.

En Dios caben todas las concepciones, siempre que no repugnen; pero a nosotros, por naturaleza y revelación, nos ha creado esencialmente para el amor. El que consiga erradicar de nosotros el amor puro y noble, extinguirá la humanidad.

"Ama y haz lo que quieras" decía San Agustín; pero no en el sentido de que por el hecho de amar, se pueda hacer lo que le venga a uno en gana, sino que al amar de verdad, no existe peligro de que se haga algo que no esté de acuerdo con ese amor.

El condenado eternamente no sufrirá porque Dios le odie, Dios no puede odiar, es AMOR; sufrirá porque al no haber amado a Dios y a los demás, habrá destruido su propia esencia que es el amor, y por lo tanto, sentirá dentro de sí un vacío infinito y desgarrador.

miércoles, 22 de julio de 2009

CAMINO, VERDAD Y VIDA

“YO soy el CAMINO la VERDAD y la VIDA” Con estas palabras tan categóricas y tajantes se definió Jesucristo asimismo. ¿Qué hombre se hubiera atrevido a pronunciarlas sin ser tachado de fatuo?.

Fue y sigue siendo CAMINO porque nadie puede acceder al Padre si no es por EL. En este mundo, que tarde o temprano tendremos que abandonar, necesitamos ponernos en el buen CAMINO que nos conduzca al final feliz y eterno.

Fue y sigue siendo VERDAD, pero no una verdad cualquiera, sino la única verdad que permanece, las demás desaparecen, y aunque hay verdades que matan, la mentira mata dos pájaros de un tiro.

El engañado porque es tomado por tonto, y el que miente, porque nadie le aprecia y es esclavo de sus propias mentiras “La verdad nos hará libres” como sentencia la escritura.

Cuando Pilato le preguntó a Jesucristo que qué era la verdad, ¿Por qué no nos dio una definición oral y guardó tan misterioso silencio?

Sencillamente porque EL, era la VERDAD PERSONIFICADA e indefinible.

Fue y sigue siendo VIDA. La vida humana es lo más grande y misterioso, y que todos perderemos aquí, Jesucristo nos ofrece otra vida que será eterna si creemos en su Verdad y seguimos su CAMINO.

En este Camino, Verdad y Vida está simbolizada la Santísima Trinidad.

Al PADRE lo encontraremos al final del camino, si lo buscamos
Al HIJO, si creemos en la verdad que nos comunicó
Al ESPIRITU SANTO, porque es quien da la vida: “El que no naciere de agua y del Espíritu, no podrá entrar en la vida eterna” como le dijo Jesús a Nicodemo.

La Trinidad se define como UNO en esencia y TRINO en persona.
CAMINO, VERDAD y VIDA, son TRES circunstancias terrenas; pero UNA sola realidad eterna: Participar de la Divina.

martes, 21 de julio de 2009

OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES

Cuando se quiere investigar sobre el comportamiento de una persona, se suele decir:” Por sus obras lo conoceréis”

El amor verdadero de unos padres por sus hijos no se suele mirar solamente por las carantoñas y mimos que tengan con ellos.

A unos padres, que aunque no sean tan melifluos ni besucones, sino que sepan y quieran sacrificarse en todo momento por ellos, dando un sí ó un no, según lo requieran las circunstancias para evitar caprichos peligrosos, nadie en su sano juicio los podría considerar malos padres.

Esto duele y mucho, si encima, el hijo no lo comprende, se rebela y opina que sus padres no lo quieren.

Educar a los hijos llevándolos con mucho cariño; pero con estudio y observación para que cada uno, según sus cualidades recibidas de Dios pueda caminar por el camino correcto, supone mucho amor y pocas palabras.

Ignoro qué clase de educación se está impartiendo, porque algunos padres se quejan de que hay niños pequeños que le dicen: “A mí no me puedes castigar ni regañar “¿A dónde vamos a llegar?

En el amor que Dios nos tiene, sí que hay muchas obras de amor y muy pocas razones, porque si los padres, no pueden ni deben dar explicaciones de sus actuaciones, sobre todo si son pequeños, porque no serían comprendidos, nosotros ante Dios, seguimos siendo unos críos.

Vivamos como vivamos, unos muy afortunados y otros todo lo contrario, no deberíamos pedirle cuentas a Dios que en todos los casos sigue siendo nuestro Padre, y lo que hace es siempre para nuestro bien aunque nos cueste trabajo creerlo.

Recordemos el desenlace que tuvo la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro, al FINAL de sus vidas, que pongámonos como nos pongamos, es lo que nos interesa.

lunes, 20 de julio de 2009

JESUCRISTO ESTÁ COMO INMIGRANTE SIN PAPELES

Aunque Jesucristo bien claro dijo que subía al Padre y nuestro Padre, a su Dios y nuestro Dios y que estaría entre nosotros hasta el fin del mundo y que cuando el Jueves Santo instituyo la Eucaristía lo hizo para seguir perdonando nuestros pecados, es porque sigue entre nosotros.

A pesar de todo esto, lo consideramos como un inmigrante que muy poca gente le hace caso y le da trabajo y ningún gobierno, no sólo no le da carta de ciudadanía, sino que hace todo lo posible para repatriarlo, si pudiera, al Cielo y que no actué aquí en la tierra ni abra el pico.

Jesucristo no ha venido a nosotros en patera, sino en las purísimas entrañas de la mujer más grande y sublime de todos los tiempos, Nuestra Madre la Santísima Virgen, que también sigue queriendo estar con nosotros. Véanse el Pilar, Lourdes, Fátima, Guadalupe y todas las demás Advocaciones ¿Qué pueblo no tiene su Virgen?

Jesucristo anda buscando trabajo sin cobrar nada. ¿Cuál es su trabajo?.

Sólo quiere llevarnos por el buen camino, que aceptemos sus consejos, su mano y nos refugiemos en sus brazos cuando tengamos necesidad o algo nos atormente.

Lo único que pide a cambio es un poco de amor y una CONFIANZA ILIMITADA en EL.

Bien claro lo dijo: “Sin mí, nada podréis hacer”.

Nunca está de vacaciones y jamás comunica su teléfono.

¿Alguien puede dar más por tan poco?

sábado, 18 de julio de 2009

UNO CON FE ES UN DIOS EN LA TIERRA

Si Jesucristo dijo que el que tuviera FE podría mover montañas, es porque ha recibido de Dios el mismo poder.

Lo triste es que muy pocos consiguen ese poder, que por otra parte, está al alcance de todos, siempre y cuando se adquiera esa FE, que no es otra que tenerla contra viento y marea, como la tuvieron y la siguen teniendo tantos santos y tantos cristianos, santos ignorados.

El poder de los poderosos de este mundo es el dinero, las armas, la tiranía, la compra de fieles seguidores y el avasallamiento.

El único poder que Dios quiere delegar en este mundo, es el de la FE. Es un poder moderado. No se impone, sólo se da a conocer. Jamás se abusa de él. No actúa por intereses materiales, ni hace milagros por ostentación, sino para remediar los muchos males que nos aquejan. Aguanta con resignación todas las calumnias y ataques de los enemigos de Dios.

Muchas veces, Dios concede ese poder para sufrir toda clase de enfermedades, sufrimientos, tragedias y hasta martirios para darnos a entender que a pesar de todas las circunstancias adversas o trágicas, Dios sigue existiendo y actuando con amor aunque no lo comprendamos.

Cuando la Madre Teresa de Calcuta recogía en las calles de Calcuta aquellas piltrafas humanas malolientes y cubiertas de llagas, los estaba acogiendo porque en ellos veía a su Señor, en quién ella, atormentada por las dudas, no sentía momentáneamente la FE de siempre; pero como la fe no es sólo un sentimiento, sino convicción y voluntad, sacaba las fuerzas para seguir actuando. Era una diosa en la tierra.

Por eso la Madre Teresa de Calcuta sigue haciendo milagros, ya está Beatificada y va camino de la Canonización.

¿Quién no ha sufrido la tentación de dudar de la existencia de Dios y sobre todo de su actuación amorosa al ver tantas enfermedades, tantas injusticias, tantas tragedias y tantos males?

Ante tales sentimientos que nos atormentan, no nos queda otro remedio que agarrarnos a la FE “ Del carbonero” echarnos en los brazos amorosos de Dios, y esperar sus caricias que llegarán, vaya si llegarán.

viernes, 17 de julio de 2009

OJO POR OJO Y DIENTE POR DIENTE

“Ojo por ojo y diente por diente”. Esto es lo que habéis oído, le dijo Jesucristo a sus discípulos; pero yo os digo: “ Si algún malvado te abofetea en la mejilla derecha, vuélvele la otra”.

En otro pasaje también le dijo Jesucristo: “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo; pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y ORAD por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los Cielos, que hace salir el sol sobre buenos y malos y llueve sobre justos e injustos, pues si amáis a los que os aman. ¿Qué recompensa tendréis?”

¡Esto no hay quien lo cumpla!. Pensarían entonces los discípulos y lo seguimos pensando hoy, aunque ellos sí que lo cumplieron, puesto que aceptaron alegremente el martirio y murieron, no sólo perdonando, sino ROGANDO por sus verdugos.

Y nosotros ¿Qué…? Puede que alguno perdone, pero que le ame…¿Qué difícil?. No obstante, si piensa que esa persona que nos está criticando, calumniando y perjudicando, es también hija de Dios, no se le puede odiar y menos vengarse, porque es amada por Dios.

“El perdón es la venganza de los hombres buenos”, dijo Unamuno.

La venganza no conduce a nada, el daño hecho, nunca se puede restituir con la venganza; pero si cumplimos el mandato de Jesucristo de ORAR sinceramente y con verdadera fe, conseguiremos que se convierta, agrade a Dios y deje de perjudicarnos. San Agustín dijo que si alguien consigue convertir un alma, salvará la suya propia.

Todo esto, no sólo hay que hacerlo por la recompensa eterna prometida por Jesucristo, sino también, aunque muchos no lo crean, para la paz y felicidad en este mundo. Dice un refrán que conviene tener amigos hasta en el infierno y que una gota de miel consigue más que mil de hiel.

Todos queremos la paz y odiamos las guerras y enemistades; ¡Qué pocos cumplimos el mandato de ORAR por los enemigos!.

La ORACION lo puede TODO.

jueves, 16 de julio de 2009

UNA UTOPÍA REALIZABLE

Si se llegara a descubrir un planeta en medio de las miles de galaxias que existen en el firmamento en donde se encontrara un PARAÍSO como el que voy a describir, todos desearíamos vivir en él.

Allí se nace pero nunca se muere, no existe la enfermedad ni el dolor. Siempre se casa con la pareja adecuada y el amor existe para toda la eternidad sin aburrimientos ni desencantos ni discusiones, siempre como el primer día del enamoramiento.

Los hijos se engendran con un amor sublime y un placer permanente sin la humillación y lo fugaz del sexo. Todos son guapísimos, inteligentes, trabajadores y el trabajo (que hay para todos), es como unas vacaciones permanentes porque cada uno trabaja en lo que le gusta, el tiempo que quiere y siempre como hobby.

No existe la envidia, la calumnia, las zancadillas porque todos tienen lo que desean.

No hay guerras ni cataclismos ni accidentes y el tiempo es para cada uno el que desea, se duerme a pierna suelta y no cuesta nada levantarse porque es para disfrutar de un nuevo día que siempre tiene sorpresas agradables y gratificantes, nada de ansiedades, estreses ni depresiones.

Cada día se descubren nuevos placeres corporales, espirituales y siempre con horizontes al infinito.

En una palabra, este paraíso seria el no va más, sólo alcanzable para multimillonarios, caso que el hombre, por muy adelantado que estuviera lo pudiera alcanzar y Dios lo permitiera.

Pues esto que es pura ciencia ficción y que caso que existiera,(porque no podemos negarle a Dios la posibilidad de que haya creado ese mundo paradisíaco), se convertirá en una realidad todavía más envidiable para todos aquellos creyentes que hallan vivido aquí en la tierra como Dios manda.

Si Jesucristo estando en la cruz, le dijo al Buen Ladrón: “Hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso” es porque existe.

Unos saduceos le preguntaron a Jesús, que si una mujer que había estado casada con siete hermanos porque con ninguno había tenido descendencia, de acuerdo con la Ley de Moisés, con quién de ellos sería mujer al resucitar.

Jesús les respondió: “En la resurrección ni se casaran, ni se darán en casamiento, sino que serán como ángeles.”

También San Pablo en su carta segunda a los Corintios, da testimonio de que existe ese Paraíso: “Sé de un hombre en Cristo que hace catorce años – si en el cuerpo, no lo sé, si fuera del cuerpo, tampoco lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado hasta el tercer cielo; y sé que este hombre – si en el cuerpo o fuera del cuerpo, no lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado al PARAÍSO y oyó palabras inefables que el hombre no puede decir.”

miércoles, 15 de julio de 2009

EL TELÉFONO MOVIL

A veces pienso que si pudiéramos oír, cuando vamos por la calle, todos esos millones de conversaciones que circulan por lo aires a través de los teléfonos móviles, nos volveríamos locos.

El progreso tecnológico hace que cada día estemos mejor, comunicados en horizontal. Y ¿En vertical?. ¿Cómo andan nuestras comunicaciones con Dios?. Me temo que cada vez peor. Se está poniendo de moda declararse ateo o agnóstico. Se presume y se tiene a gala el pasar de Dios. Algunos, parecen que van a cuatro patas por este mundo sin levantar la mirada al Cielo. Tan apegados están a los bienes terrenales, olvidando que, tarde o temprano, los tendrán que dejar todo.

Los que teman que Dios no los pueda escuchar por considerarlo tan lejos y ocupado en comunicaciones más importantes, sepan que Dios puede oír más de seis mil millones de llamadas en un instante y respondernos como si hubiéramos sido el único en llamarle. Para eso es Dios.

Si alguien permanece en una habitación con las ventanas siempre cerradas, se morirá de tristeza y será un estúpido, si por desidia o pereza no las abre, sabiendo que en cuanto las abra, le entrará luz, el sol y la alegría. Lo mismo nos puede suceder si no abrimos nuestro pensamiento a Dios, impidiendo que su amor penetre nuestro ser.

Cuentan de muchos santos, entre ellos, San Juan de la Cruz y Santa Teresa, que a veces, con sólo pensar en Dios, entraban en tales arrobamientos de amor a Dios y en éxtasis que se sentían ya como en la Gloria.

¡¿Quién pudiera sentir algo parecido?!. Pensemos más en Dios y no tanto en las cosas de este mundo.

Amor divino, amor terrenal. ¡¿Qué difícil son de alcanzar?!. El uno porque no se puede palpar, el otro porque nos puede defraudar.

¡¿Quién pudiera fundirlos y conseguir un nuevo metal que resonara como campana que despertara allá dentro un sentimiento nuevo y distinto, que nos hiciera volar a ras de tierra, evitando el lodazal hasta el día en que pudiéramos remontar el vuelo y conseguir ver la tierra con una más alta finalidad?!

martes, 14 de julio de 2009

EL ENIGMA DE UNA PALABRA

Cuando un envidioso no tiene más remedio que reconocer que un amigo suyo es inteligente, honrado trabajador, de buenas ideas y persona entrañable, deja caer con una risita: “Es un ingenuo”. Con esta, al parecer, inocente palabrita, ha borrado enigmáticamente todo cuanto, ante la evidencia, había reconocido.

A Dios no le ha importado que alguien le pudiera tachar de ingenuo por revelarse ante nosotros como un Niño ingenuo e indefenso. “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” como dijo San Juan.

¿Qué soberano se atrevería presentarse ante sus súbditos con tales muestras de ingenuidad?. Dios obra a lo Dios.

La Creación, el Poder y la Omnisciencia, son las manifestaciones externas de Dios; pero su ESENCIA es el AMOR. ¿Existe algo mejor que la ingenuidad para despertar amor?

Un niño es el prototipo de lo ingenuo. Lo único que el niño sabe, es que no sane nada, por eso hace preguntas, se fía y cree en lo que sus mayores le dicen. Ante esta actitud, todo el mundo se rinde y despierta el amor más puro y desinteresado.

El amor es un sentimiento ciego que, muchas veces, nos esclaviza; pero ante lo ingenuo, surge libremente. Por eso, como lo que Dios quiere sembrar en la tierra es amor, nos mandó a su Hijo pequeñito e ingenuo, como recordamos en los días de Navidad.

Si alguien pudiera suprimir la ingenuidad de los niños, borraría por completo de la humanidad el único sentimiento de amor puro, alegre y desinteresado.¿No se estará provocando ahora con tanto aborto? De esta clase da amor es de la que estamos más necesitados. De otros amores sabemos demasiado y que con demasiada frecuencia desembocan en odios y tragedias.

A todo el mundo le encanta la ingenuidad; pero nadie quiere ser tachado de ingenuo. Ojalá los intelectuales, políticos y poderosos se consideraran un poco ingenuos y no se sintieran tan prepotentes y soberbios.

Convendría recordar y cumpliéramos aquellas palabras de Jesucristo: Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos.”

lunes, 13 de julio de 2009

HABRÍA QUE HACER POSIBLE LO IMPOSIBLE

El día que podamos convertir en posible, todo lo que ahora nos parece imposible, habremos cambiado este perro mundo en uno nuevo y feliz.

En lo tecnológico, científico, sanitario e informático estamos consiguiendo todo lo que ni siquiera se nos pasó por la imaginación que se pudiera realizar.

Los Trasplantes de órganos, los Viajes Espaciales, los Móviles, la Informática y tantos otros progresos científicos imposibles en otros tiempos, y hoy al alcance de cualquiera.

Lo que nos sigue siendo imposible es el que no haya más guerras, que no exista tanta diferencia entre países y personas muy ricas y otros muriendo de hambre.

Se avanza en lo tecnológico gracias a la inteligencia que dona Dios a ciertos científicos, sencillos, humildes que sin prejuicios ideológicos ni ambiciones personales, con su trabajo y llevados de la mano de Dios, consiguen hacer posible lo imposible.

En lo humano y social, hasta lo posible, en algunos casos, se está retrocediendo a lo imposible, porque ahí entramos de lleno los humanos con nuestros vicios y pecados.

El día que TODOS cumplamos "AMAR A DIOS sobre todas las cosas y AL PRÓJIMO como a nosotros mismos", así de fácil y de difícil, habremos conseguido hacer posible lo imposible. "Magna petis Faeton."

Se acabarían las guerras. Desaparecerían tantas ambiciones, tantas injusticias, tantos separatismos y la convivencia armoniosa entre naciones, pueblos, familias e individuos, reinaría por doquier.

En lugar de predicar, trabajar y ayudar a que se cumplan estos dos Mandamientos, se está haciendo todo lo contrario. Se quiere eliminar a Dios de tal modo que hasta se fomenta odiarLE.

Los que tienen la posibilidad, la responsabilidad y el poder de llevarnos por los caminos que Dios manda, nos están metiendo en unos túneles sin ninguna salida a lo transcendente.

Los partidos dominados por sus ideologías interesadas y canonjías están consiguiendo que media humanidad esté enfrentada con la otra, que pululen los separatismos nacionales pueblerinos, los racismos y sobre todo, lo más peligroso, es que están destruyendo los cimientos de la familia, cuna y fundamento del amor y de la convivencia.

El principio de la SABIDURÍA es el SANTO TEMOR DE DIOS.

Si no se teme a Dios y se LE obedece, todo el Presupuesto habrá que gastarlo en policías, jueces, educadores comisarios y cárceles para meternos en vereda, que siempre será torcida.

domingo, 12 de julio de 2009

LOS ÁNGELES Y EL HOMBRE

Dios, que no tuvo principio ni tendrá fin, cabe pensar que viviría acompañado de los ángeles, espíritus puros y perfectos.

¿Por qué se rebelaron y tuvo que crear el infierno para condenarlos eternamente?

Opino que fue por ENVIDIA y resentimiento al saber que los hombres serían creados a imagen y semejanza de Dios y adoptados como hijos suyos y por lo tanto superiores a ellos, ya que dotados de una inteligencia, casi divina, tendrían capacidad para crear y procrear nuevas VIDAS, cosa que los ángeles, que sepamos, no la tienen y además deberían estar a su servicio como ángeles custodios.

Parece ser que a los ángeles rebeldes y condenados sólo le ha quedado el poder de DESTRUIR, que es lo que realmente ha hecho y sigue haciendo con toda su batería de destrucción de la VIDA.

Los Ángeles Caídos, comidos por la envidia, engañaron a nuestros primeros padres para que al desobedecer a Dios, fueran condenados como ellos y por lo tanto, todos iguales, cosa que el demonio sigue haciendo con sus mentiras y manipulaciones.

¿Qué son las sectas religiosas demoníacas? Agrupación de gentes un tanto esquizofrénicas o fanáticas lideradas por un carismático predicador manipulado por satanás o sencillamente, buscando el lucro.

¿Qué les pasa a esos líderes políticos internacionales, nacionales e individuales que actúan con esas mentiras y engaños arruinando los pueblos, ensalzando la maldad y persiguiendo a los buenos?

¿Por qué ese odio y persecución, en todos los tiempos, de Dios y sus seguidores?. Envidia diabólica soterrada.

Las guerras y discordias, casi siempre surgen porque una de las partes quiere ser más poderosa. Y eso es ENVIDIA pura y dura.

¿Qué son esos momentos en que parece que estamos endemoniados y actuamos, casi contra nuestra voluntad?. Son nuestros propios demonios.

¿Por qué hay momentos en que encendemos una vela a Dios y otra al diablo?

El que se encuentre rodeado de envidiosos, sepa que algo de tufillo infernal le puede dañar, porque las zancadillas, los codazos y las calumnias son destructivas porque andan sueltos los diablillos que es lo único que saben hacer.

Una pregunta crucial. ¿Por qué Dios perdonó a nuestros primeros padres y no a los ángeles rebeldes?

Adán y Eva fueron engañados y se arrepintieron y algunos ángeles siguieron en su rebeldía.

Ese perdón le costó a Dios el hacerse HOMBRE para redimirnos y salvar a todos los que le obedezcan y no le sean REBELDES.

viernes, 10 de julio de 2009

JESUCRISTO ES NUESTRO LAZARILLO

Podría decir que Jesucristo es nuestro bastón blanco o perro adiestrado que nos iría guiando y evitar darnos trompazos; pero prefiero pensar que es nuestro Lazarillo a la vieja usanza porque es más humano y real.

Alguien puede pensar que poner a todo un Dios como un Lazarillo es demasiado humillante.

¿Pudo existir mayor humillación que morir crucificado como un forajido?

Dios es tan grande, tan grande y nosotros tan pequeños, tan pequeños, que sólo así nos podremos entender. "Los extremos te tocan."

Como resucitó con todo su poder, tiene toda la autoridad de este mundo para decir: “El que me sigue no anda en tinieblas.” ¿Quién puede prometer esto si no es Dios?

Aunque Jesucristo es Dios, prefiero imaginármelo como “Lazarillo de Tormes”, porque Él, y sobre todo nosotros, a veces, nos comportamos con la misma picaresca que el ciego y su lazarillo.

¿Cuántas veces LO recibimos en la Sagrada Forma y LO defraudamos porque El espera algo más de nosotros, más atención, más cariño, más fe, más obediencia y seguimiento al camino que nos pueda marcar?.

LE estamos engañando con buenas intenciones y promesas, como lo hacía el ciego.

También es verdad que, a veces, Dios, escarmentado por nuestra desobediencia y tozudez, no tiene más remedio que meternos por caminos pedregosos y enlodados para que al tropezar, aprendamos para no volver a tropezar.

Jesucristo preguntó: ¿Puede un ciego guiar a otro? ¿No caerán ambos en el hoyo?

Cuidado con aceptar los consejos y doctrinas de tantos ciegos visionarios que nos quieren llevar por túneles sin salidas a lo transcendente.

Si seguimos los consejos de Jesucristo, no acabaremos en el hoyo.

jueves, 9 de julio de 2009

TODO ES CUESTIÓN DEL PENSAMIENTO

Piensa mal y acertarás; pero vivirás siempre a la defensiva. Piensa bien de todos los demás y aunque no aciertes serás apreciado y tu convivencia será más positiva y feliz.

“Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón” (Mt.6) Yo diría donde esté tu pensamiento allí estará tu deseo del corazón, porque todo lo bueno o malo que deseamos pasa antes por el pensamiento.

Cogito ergo sum. Pienso, luego existo, esto fue lo que dijo Descartes para demostrar que si vivimos es porque podemos pensar, así de imprescindible es el pensamiento.

Si la humanidad progresa es gracia a que ha habido y los sigue habiendo grandes pensadores que han investigado y descubierto todo lo maravilloso que nos rodea.

Todos los males que nos han venido y nos siguen atormentando es por lo que el Profeta Isaías dijo: "La tierra está desolada porque nadie reflexiona" se vive alocadamente.

Casi todos los errores que cometemos en nuestras vidas son porque no pensamos ni reflexionamos, parece que no tenemos cabeza y si la tenemos, está llena de serrín. ¡Cuántas veces nos habrán dicho y con razón. Es que no piensas!

Todo esto en lo que se refiere a lo material y palpable, porque si nos metemos en lo espiritual…¿Cuántas veces al día pensamos en Dios? porque Dios sólo está a tiro de pensamiento, así de cerca y de fácil.

“Tengo siempre al Señor en mi presencia,
LO tengo a mi derecha y así nunca tropiezo.”

Así cantó el Salmista.

Si pienso que Dios está conmigo y recordamos aquella promesa de Jesucristo: “YO ESTARÉ CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS” ¿Podemos pensar en algún tesoro más importante que no sea el de Dios?

miércoles, 8 de julio de 2009

¿QUÉ SON LAS TENTACIONES?

¿Una incitación, un impulso, un capricho, una seducción, un vértigo, o es el demonio el que nos tienta? La tentación sólo ataca cuando existe conciencia de pecado o de algo prohibido y, como hoy parece que todo está permitido, el demonio ni se molesta en tentarnos, se ha jubilado.

Ahora se peca sin pasar por el trago de la tentación. De pequeño nos decían: “No peques que ofendes a Dios”. Como se pasa de Dios, pues a pecar.

Aunque a Dios no se le pueda ofender porque es demasiado Dios, ni le puedan salpicar nuestras inmundicias, nosotros sí que estamos sumergidos en ellas y de tal forma estamos contaminando, no la atmósfera, ni el medio ambiente, sino a la humanidad entera poniéndola en peligro de extinción.

Nos dicen que estamos destruyendo el planeta y seguro que no sobrevivirá porque no habrá quien lo habite si se sigue permitiendo tanta promiscuidad sexual, tanto divorcio, tanto aborto y eutanasia. Ni habrá familia ni descendientes bien educados y responsables.

Los pecados son piedras sobre nuestro propio tejado.

El que mienta por costumbre, engaña y manipula, pierde su personalidad y nadie se fía de él.
El que calumnie, tarde o temprano, le devolverán la pelota.
El que sea infiel o adultere, llorará lágrimas de sangre.
La que aborte por capricho y comodidad, algún día, lo lamentará y posiblemente, hasta maldiga a los que, no sólo, se lo permitieron, sino que casi se lo fomentaron, y no por razones humanitarias, sino por una política sectaria o equivocada.

Al repasar los Mandamientos de Dios, quedará de manifiesto que al que más perjudica, aun aquí en la tierra, es al pecador y no digamos cuando se tenga que presentar ante el Juez Supremo, que le estará esperando, no para vengarse, Dios no es vengativo. Es que el pecador se habrá cubierto de tantas heridas y estará tan deforme, que cual leproso, no querrá que Dios lo vea, y así estará eternamente huyendo de la mirada de Dios.

¿Es que la sangre de Cristo no nos limpia?. Sí, siempre que seamos capaces de reconocer humildemente y con verdadera vergüenza nuestros pecados y pidamos perdón. No, si pecamos y pecamos sin ningún remordimiento, o pensamos, peco que luego me confieso. No podremos evitar seguir siendo débiles; pero sí el ser sinceros y no intentar engañar a Dios.

La sangre de Cristo nos limpiará de tal forma que ni huella de cicatrices nos quedará si verdaderamente sentimos lo que sintió este anónimo poeta.

No me mueve, mi Dios para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves Señor el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme el ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y de tal manera
que auque no hubiera cielo yo te amara
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

EL AMOR LO PURIFICA TODO.

martes, 7 de julio de 2009

¿CÓMO NOS AYUDA DIOS?

Existen mucha clases de ayudas entre nosotros, sobre todo las físicas o corporales que siempre aceptamos; pero las espirituales, como pueden ser unos buenos consejos o algunas orientaciones transcendentales, a veces, lo más que hacemos es escucharlas.

Cuando recurrimos a Dios, suplicando su ayuda, que ya es algo, en los tiempos que andan, en que todo lo esperamos de aquí abajo, sabemos que nunca saldrá una mano redentora.

Las ayudas de Dios, sobre todo en lo corporal, vienen de su Divina Providencia, que organiza los acontecimientos, a veces, no inmediatos; pero a la larga se cumplen nuestros deseos hasta con creces; pero al modo de Dios, no al nuestro.

La ayuda más importante que Dios nos puede ofrecer y que nosotros ni siquiera se la hemos pedido, es cuando, de pronto, se nos enciende una luz que nos ilumina todo el espíritu y se nos pueden abrir unos panoramas jamás sospechados.

Véanse las conversiones a una nueva vida, las vocaciones al sacerdocio, a la vida religiosa, al voluntariado en ayuda a los demás.

Lo triste es que esa luz se la enciende Dios a muchas personas que cierran los ojos para no verla porque no están dispuestos a los sacrificios.

Jesucristo durante su vida pública hizo muchos milagros a la vista del pueblo y no obstante, muchos no supieron o quisieron ver para no tener más remedio que adecuar su vida a lo que aconsejaba Jesús. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Acudamos siempre a Dios; pero aceptemos la ayuda que nos ofrezca sin condiciones por nuestra parte. La suya siempre será la mejor.

lunes, 6 de julio de 2009

UN ARTISTA DESINTERESADO

Normalmente, el artista que es consciente de que está creando algo genial, lo que más desea es que su obra sea conocida, admirada, valorada al máximo y, sobre todo, verse reconocido como un artista genial.

Algunos genios, cuando está creando, en lo que menos piensan es el éxito, fracaso, o en las críticas.

Viven tan sumergidos en lo que están realizando, que parece que no son ellos, se sienten como poseídos por algo misterioso, llámese musa o inspiración; pero una vez terminada la obra, les puede invadir el deseo de sentirse críticamente elogiados y muy bien pagados.

Sólo existe un genial artista completamente desinteresado: DIOS

¿A qué viene ese infinito derroche de belleza en toda su creación, si nosotros apenas apreciamos lo que está a nuestro lado y, no digamos lo que se nos oculta y que sólo conocemos por referencia?

El día 18 de Marzo 2008 publicó la Razón un artículo titulado: “El Profeta celeste que regresó del pasado”. En él se cuenta que el cometa Hevelius podría ser visto desde la tierra en aquella primavera, después de 340 años, porque parece ser que los aztecas lo contemplaron en el año 1532.

¿Qué pretende Dios con haber creado esa maravilla, cuya corona tiene de ancho un millón de Kms, y una cola que puede alcanzar 80 millones de Kms, y que lo más cercano que podía pasar de nuestro planeta, sería de 47 millones de Kms.?

Esa maravilla va a estar 340 años girando por el espacio a velocidades astronómicas sin chocar con millones de estrellas, sin controles de vuelo y sin ser visto por nadie de aquí abajo.

Dios lo único que pretende, como artista genial, es que disfrutemos de sus obras, aunque LE ignoremos. No busca ningún interés, sólo la propia satisfacción de sentirse Creador Infinito, Todopoderoso y plenamente libre para crear, exponer a su modo y pasando de nuestras críticas.

domingo, 5 de julio de 2009

LO QUE PUEDE SUCEDER EN UN SEGUNDO

En la eternidad de un segundo,
a la muerte yo le ví,
lloraba silenciosa y,
un gesto de rabia intuí.
Quiso decirme que lo sentía,
que ella no quería,
que si le hubieran dado tiempo
para pensarlo,
seguro le hubiera faltado el valor
para ejecutarlo;
pero es que con el nombre de Segundo marcado
nació,
con derroche de tiempo para sus enfermos
vivió,
y en el segundo de un día que empezaba
murió.
A borbotones, tierra adentro,
se han hundido para siempre,
el beso del niño enfermito y
el saludo saludable para el amigo.
Si supiéramos cuando ibas a llegar
¡Oh ciega muerte!
te abriríamos los ojos
aunque fuera con hierros candentes
para que, con tiempo, te dieras cuenta
y no tuvieras más tarde que lamentarte
de haberte llevado,
en quien, tú, precisamente,
tantas veces descansaste.
No te creo rencorosa ni envidiosa
porque de tus manos
tantas vidas arrancó.
Trágicamente pienso que fue un mal momento,
tan rápido y abismal
que ni siquiera, tú, con tu poder,
pudiste evitar.
No llores, oh triste muerte,
que las lágrimas son nuestro pan.

jueves, 2 de julio de 2009

¿QUIÉN HA VISTO ALGO DEL MÁS ALLÁ?

Yo creeré en el otro mundo cuando alguien que haya muerto, vuelva y me lo diga, esto es lo que mucha gente suele pensar y decir.

A esto habría que recordarle lo que en el Evangelio se cuenta de que cuando el rico Epulón, que estaba condenado, pidió que alguien bajara y le comunicara a sus hermanos lo que le había sucedido a él, para que salvaran, se le respondió: que escuchen a los profetas, porque tampoco creerían si se lo dijera un muerto resucitado.

El apóstol Santiago, San Pedro y San Juan, cuando se transfiguró Jesucristo en el Monte Tabor, San Pedro exclamó: “Qué bien estamos aquí” y todo porque contemplaron por un momento la Divinidad de Jesús.

San Esteban, el primer mártir de la cristiandad, cuando era apedreado, lleno del Espíritu Santo, miró al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús en pie a la diestra de Dios, y dijo “Estoy viendo los cielos abiertos y al hijo del hombre en pie, a la diestra de Dios”.

San Pablo en su carta segunda a los Corintios cuenta: “Sé de un hombre en Cristo que hace catorce años – si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo tampoco lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado hasta el tercer cielo; y sé que este hombre – si en el cuerpo o fuera del cuerpo, no lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inefables que el hombre no puede decir”.

Jesucristo desde la cruz le dijo al buen ladrón: “ Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso”.

Santa Teresa estando lejos de donde se estaba muriendo San Pedro de Alcántara, vio cómo entraba en la gloria.

La Virgen de Fátima hizo que los pastorcillos tuvieran una visión del infierno y les pidió que rezaran y se sacrificaran para que no se condenaran tantos.

Se cuenta que San Bruno, fundador de los Cartujos, estando rezando ante el cadáver de un sacerdote, éste se incorporó dijo que no rezaran porque estaba en el infierno y ante tal acontecimiento se retiró a un paraje lejos del mundo llamado cartuja para hacer penitencia y orar, porque si un sacerdote se había condenado...

miércoles, 1 de julio de 2009

LOS MUERTOS VIVIENTES

Esto que parece un absurdo, porque ¿Cómo vamos a vivir si estamos muertos?, debería ser una realidad si queremos vivir felices.

Un muerto, ni ve, ni oye y sobre todo está más “callado que un muerto”¿ Qué bien nos vendría, muchas veces, no ver ni oír tantas mentiras y estupideces y sobre todo, calladitos, para no criticar, no calumniar no decir tantas tontería, como al cabo del día pronunciamos, y sobre todo, no perjudicar, como no lo puede hacer el muerto, aunque tampoco aportar ningún bien, a no ser que deje una herencia, entonces, bendita muerte. “ El muerto al hoyo y el vivo al bollo”.

En este caso, si ha dejado un buen bollo, el vivo debería estar agradecido toda la vida correspondiendo, los creyentes, ofreciendo Misas y oraciones para que Dios le premie el bien que ha hecho.

Con los padres habría que hacerlo, aun cuando no dejaran ni un céntimo. Bastante hicieron en vida.

El muerto ni siente ni padece. ¡Ojala los vivos no tuviéramos en muchos momentos, malos sentimientos y nos veríamos libres de padecimientos!

El que ya ha pasado a mejor vida, no puede pecar ni hacer méritos ante Dios y ante los demás. Los vivos sí.

Por eso cojamos la parte negativa de no pecar y la positiva de poder adquirir méritos, llevando una vida como Dios manda, sobre todo saber cómo tener, si no muertas, al menos reprimidas todas nuestras malas tendencias.

Resumiendo, saber vivir a tope una vida interior muy en contacto con Dios y una exterior muerta a todo lo que venga de Satanás, que vendrá con muchos disfraces; pero vendrá.

Los santos fueron los muertos que mejor supieron vivir, porque al luchar contra las tentaciones y sus malas inclinaciones, alcanzaron la máxima gloria ante Dios y encima, si están en los altares, son adorados por muchos.