martes, 18 de septiembre de 2018

HEMOS PASADO DE LO PROHIBIDO A LO MÁS FOMENTADO

                    
         Se habla de tantas cosas y con tanta insistencia que aburren; pero existen ciertos temas que aunque siempre han  sido tabú, hemos pasado de lo prohibido, a ser casi el tema del día y en convertirse en una asignatura obligatoria como es el sexo con lo del preservativo, la píldora, el aborto y prácticamente el Amor Libre, como si fuera lo único importante.

         El sexo ni da de comer, ni crea riqueza y yo diría que ni da placer por las consecuencias funestas cuando no sólo no se sabe dominar, sino  que hasta se está fomentando y crean tantos problemas y tragedias familiares.

         El sexo es tan importante que sin él no existiría la vida.

       Es algo tan sublime que raya con lo divino; pero, posiblemente, para humillar un poco nuestra posible soberbia, tenemos que pasar por el revolcón para engendrar nuevas vidas.

         Existe una realidad tremenda, terrible para la mayoría e ineludible para todos y un tabú intocable: LA MUERTE.

         La muerte es lo único importante que nos va a suceder a todos, queramos o no y sin embargo muchos la temen porque al no creer en Dios y que por lo tanto todo se acabó, se aferran a esta, a veces, perra vida, como una lapa. O también porque temen que si Dios existe… y ellos…
        
Los creyentes y que han llevado una vida como Dios manda, deberían esperar la muerte, no como una tragedia, sino como una puerta que  fácilmente podrán abrir porque llevarán la llave adecuada para abrirla y entrar, no en un palacio suntuoso, sino en el REINO DE LOS CIELOS y ser recibidos nada menos que por el mismo Dios.

Los que lleguen sin llave, pero si se arrepienten sinceramente y pidan perdón ante la puerta de la muerte, tengan la seguridad de que algún sereno acudirá a su llamada y  se la abrirá.

         Ciertamente habrá tenido que dejar muchas cosas buenas; pero también se verá libre de otras muchas malas o muy malas. De todas formas la compensación no es comparable.

Cuando se ama de veras a Dios, a Jesucristo y a la Virgen, no deberíamos tener miedo a cruzar esa puerta, porque además, llegará, si tenemos plena confianza en Dios nuestro Padre, cuando más nos convenga.

 Todo es cuestión de fe y no perder el contacto con lo de arriba, aun teniendo los pies en el suelo, pensando que lo que nos espera sobrepasa todo pensamiento y deseo.

El día que lleguemos a desear lo que deseó San Pablo cuando dijo: “Cupio dissolvi et esse cum Christo” Deseo morir para estar con Cristo. O aquello de Santa Teresa: “Tan alta vida espero, que muero porque no muero.” Entonces  habremos perdido el miedo a la muerte.

lunes, 17 de septiembre de 2018

¿PODRÍA DIOS HABER COMETIDO LOCURAS?


         Si es verdad que "A lo LOCO se vive mejor"
              
               ¿Podríamos pensar que Dios cometió una locura al CREAR esos millones  de galaxias, planetas y estrellas más grandes que nuestra tiera y que se desplazan a velocidades vertiginosas por el espacio sin chocar?

 ¿Y para qué  tantos  mundos desconocidos y los tan conocidos, como  los inmensos y profundos océanos, cordilleras, desiertos, y la cantidad y diversidad de alimentos,  animales y peces con los que nos alimenta?

         ¿Es que las tres Divinas Personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no vivían felices sin necesidad de algo más, puesto que lo tenían todo?

         Y para colmo, nos CREÓ a nosotros pobres diablos, que le damos tantos quebraderos de cabeza.

         Cuando San Juan nos quiso dar una definición de cómo era Dios, no dijo que era INFINITO,  PODEROSO etc,etc, sino que “DIOS ES AMOR"

         Pero como un AMOR sin Sacrificio no es amor.

         Jesucristo siendo Dios, nació en un pesebre, no tuvo donde reclinar su cabeza,  nos enseñó el camino de la salvación, curando enfermos y resucitando muertos, y al final se dejó CRUCIFICAR, perdonando a sus verdugos.

         Muchos de nosotros por habernos creado Dios a su imagen y semejanza, también, hemos  cometido  LOCURAS, por amor a Dios y a los demás.

         Gracias a estas LOCURAS,  San Benito de Nursia, Patrón de Europa, San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Ávila y otros muchos Santos Canonizados o desconocidos cambiaron los malos tiempos e hicieron que progresáramos en lo bueno y no en lo malo.

        Gracias a Dios, siempre  han existido, existen y seguirán existiendo jóvenes de  que cometen la locura,  renunciando a los placeres y riquezas de este mundo y  comprometiéndose a vivir  Pobre, Casto y Obediente, y sólo  por amor a Dios y a los demás, sin buscar otra resompesa.

       Entre ellos, puedo decir humildemente que yo he sido uno de esos.

       Porque siendo pobre, sin estudios, trabajando desde los 14 años con un futuro brillante y enamorado platónicamente, fui admitido a los 18 años en la Compañía de Jesús, en donde, por amor a Jesucristo, que fue mi "Razón de ser" y mi deseo vivir como Cristo, "Mihi vivire Christus est" como decía San Pablo, cometí locuras privándome voluntariamente de alimento, pasando frío y otros muchos actos de sacrificio, sin que nadie lo supierar y que fueron los 14 años más felices de mi vida, que repetiría si volviera a nacer.

       Tuve compañeros de familias aristocráticas y el que menos tenía el bachillerato, y yo pobre y sin estudios, fui tratado como uno de tantos.

        Estas locuras por amor desinteresado a Dios y a los demás, demuestran que somos tan  imágen y semejanza de Dios que se cumple el deseo de Dios y el nuestro de ser como Dios, 

       El por qué abandoné la Compañia de Jesús un mes ante del que yo debería haberme ordenado de Sacerdote, lo cuento en mi artículo publicado el 7 de Marzo del 2.012 "Yo no he visto a Dios; pero creo que lo he sentido" y en este otro: "Soy un  Cartujo de andar por casa y un Jesuita Extramuros" publicado el 8 Diciembre del 2.013.  

      Lo más triste de todo eso es que muchos  cometen la LOCURA de vivir a lo LOCO, creyendo o queriendo creer que a lo LOCO se vive mejor, ignorando las ETERNAS CONSECUENCIAS.y que aun en este mundo acaban LOCOS y esclavizados al sexo y a la drogadicción.

sábado, 15 de septiembre de 2018

¿POR QUE LOS NIÑOS LO CONSIGUEN TODO?


          Todos estamos de acuerdo en teoría y creemos lo que nos dice el Evangelio que si queremos vivir tranquilos tendremos  que confiar plenamente en Dios, como lo hacen los niños cuando huyendo de un peligro se echan en los brazos de sus padres.

           Porque Creen que su padre es PODEROSO

Que son QUERIDOS

Y no DUDAN  ni un momento de que los LIBRARÁ porque se sienten indefensos.

Y nosotros ¿Creemos que Jesucristo que es Dios es tan PODEROSO que nos puede librar de cualquier adversidad.
Y que como buen PADRE nos QUIERE,
Y que nos sentimos INDEFENSOS?

Para afianzar nuestra CONFIAZA en la DIVINA PROVIDENCIA, sepamos  los que Jesucristo nos dijo: (Mt.6-v.25).

“No os inquietéis por vuestra vida, por lo que habéis de comer o de beber, ni por vuestro cuerpo, por lo que habéis de vestir
No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
Mirad cómo las aves del cielo no siembran ni siegan, ni encierran en graneros, y vuestro Padre celestial las alimenta.
 ¿No valéis vosotros más que ellas?
Los gentiles se afanan por todo eso; pero bien sabe vuestro Padre celestial que de todo eso tenéis necesidad.

Buscad, pues, primero el REINO de Dios  y su justicia y todo eso se os DARÁ por añadidura.”

Aun cuando creamos todo esto, nos puede saltar la incertidumbre, de que no se cumpla lo que deseamos, sino lo TEMIDO que nos hace vivir en un no sin vivir.
.
Ante esa incertidumbre e intranquilidad habrá llegado el momento de mirar hacia ATRÁS y si se tiene buena memoria, no tendrá más remedio que comprobar que en situaciones similares, al cumplirse lo tan TEMIDO y no lo deseado, hemos salido ganando, porque Dios siempre escribe derecho y, a veces, con renglones muy torcidos.

Al comprobar esa realidad, podremos seguir caminando CONFIADOS, aunque no se pueda  evitar sentir un cierto miedo de que no se consiga lo tan deseado

El tal  MIEDO se debería  aceptar como el pequeño TRIBUTO que habría que pagar para poder seguir caminando un tanto tranquilos y esperanzados y porque nos veríamos  obligados vivir CONECTADOS con Jesucristo  que es lo que ÉL más quiere de nosotros..

Todo esto lo podremos vivir PLENAMENTE cuando seamos capaces de ABRAZARNOS a Jesucristo tan REAL y PALPABLE como lo era nuestro padre, cuando éramos niños.