miércoles, 31 de marzo de 2010

Hoy mismo estarás CONMIGO en el PARAÍSO

Esto fue lo que Jesucristo desde la Cruz le prometió al Buen Ladrón que LE pidió se acordara de él cuando estuviera en su REINO.

No le dijo ESTARÁS, como uno de tantos entre otros muchos, sino que estarás CONMIGO.

Más intimidad con Dios no se puede dar y si allí arriba, Jesucristo va estar CON CADA UNO DE NOSOTROS y por toda la eternidad, aquí abajo, deberíamos estar CON EL, el mayor tiempo posible para evitar que tenga que andar de puerta en puerta mendigando un poco de calor humano.

Cuentan que el jesuita Padre Rubio al subir al tranvía pidió dos billetes con el consiguiente asombro del cobrador al ver solamente al Padre Rubio, tan a su lado llevaba a Jesucristo.

Ojala pudiéramos lleváramos a Jesús en nuestro pensamiento y en nuestro corazón de tal modo que nos sucediera algo semejante.

Yo puedo asegurar que los momentos más felices del día, son cuando pienso que Jesucristo camina a mi lado, es cuestión de fe.

Al no vivir de este modo nos perdemos la ayuda tan valiosa que nos ofreció Jesucristo cuando dijo “SIN MÍ NADA PODEIS HACER”.

Y tenemos que hacer tantas cosas al cabo del día y durante nuestro peregrinar que buena falta nos haría SU ayuda.

Ahora comprendo que algunos santos hayan peregrinado porque al caminar con Jesús a su lado, han experimentaron en su corazón lo mismo que sintieron los Discípulos de Emaus cuando Jesús caminaba a su lado sin ser reconocido.

No olvidemos tampoco cuando dijo: “Venid a mí todos los que andáis angustiados con trabajo y cargas y yo os ALIVIARÉ".

¿Por qué prometió ALIVIARNOS y no SUPRIMIRNOS los trabajos y cargas?
Dada nuestra fragilidad, nuestro olvido y lo desagradecidos que somos, si no surgen las dificultades no recurrimos a ÉL y entonces no podríamos ESTAR con EL que es lo que desea su corazón de HOMBRE-DIOS.

lunes, 29 de marzo de 2010

¿Por qué DIOS es el GRAN MENDIGO?

No se puede comprender que Dios, que lo tiene TODO y que nada necesita de nosotros, tenga que andar, como un pobretón, MENDIGANDO nuestro AMOR, cuando nos lo podría exigir.

El amor es algo tan sublime, tan misterioso, tan alto, tan alto y tan indefinido que el Evangelista San Juan, al reclinar su cabeza en el pecho de Jesucristo, sintió tanto amor que lo definió así: “Deus Caritas est” DIOS ES AMOR. o sea la ESENCIA de Dios es AMOR.

Al rico y al poderoso se les respeta y se les teme; pero normalmente no se les ama.

El amor ni se compra ni se vende. Es lo único que sabemos dar gratis porque es más fuerte que nosotros y es el que nos domina.

Es la ÚNICA energía que nos puede impulsar a realizar los mayores sacrificios y heroicidades. ¡Que se lo pregunten a los enamorados, a los sacrificados padres y a los santos!

Dios se nos presenta como un pobre mendicante para que, si al menos, sintamos compasión y LE AMEMOS.

Sería muy conveniente que estando en la Semana Santa reflexionáramos sobre los misterios de la Pasión y Muerte de Jesucristo que se nos presenta no como un Dios Todopoderoso, sino como un pobre ser humillado, vilipendiado y crucificado, callado y perdonando.

Aunque no lo hubiera hecho por salvarnos. ¿Cómo no brota en nuestros corazones un sentimiento de compasión, agradecimiento y AMOR?

Aunque no le demos nuestro amor, Jesucristo sí que nos lo prometió cuando dijo:

“Si alguno me ama y guarda mi palabra, mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él”.

Si Dios nos va a DAR un amor ETERNO, nosotros le deberíamos DAR uno TEMPORAL.

viernes, 26 de marzo de 2010

A DIOS NO HAY QUIEN LO ENTIENDA

Esto es lo que muchos piensan y, a veces, dicen y con cierta razón, dados los Misterios con los que Dios se anda.

Partiendo de la base de que Dios es INFINITO, que como lo define la RAE, es “Algo que no tiene ni puede tener fin ni termino”, no se puede ENTENDER pero sí COMPRENDER en muchos casos.

Podemos no ENTENDER muchas actuaciones de Dios porque se nos escapan a nuestras entendederas; pero las podemos COMPRENDER si usamos de los códigos de interpretación como se hace en tiempos de guerra para descifrar los mensajes indescifrables.

Los únicos códigos válidos para interpretar lo que Dios hace y dice son la FE y LA RAZÓN, para, en parte, COMPRENDERLO, teniendo siempre en cuenta lo que Pascal dijo: ”El último paso de la razón es reconocer que hay una infinidad de cosas que la superan”.

No ENTENDERÍAMOS que Jesucristo en el huerto de los olivos, en la noche que iba a ser entregado, suplicara a su Padre le librara del cáliz que tenía que beber, si precisamente había venido para eso.

Lo aceptamos por la FE y razonándolo COMPRENDEREMOS que también entre las Divinas Personas habría sus razones y compromisos.

En estos días de Semana Santa recordamos y CREEMOS que Jesucristo murió Crucificado, y COMPRENDEREMOS que si aceptó tal ignominia, fue sólo y exclusivamente por amor a nosotros, y que si no eligió otra muerte más digna, es razonable pensar que lo que tenía que conseguir era demasiado importante para que nosotros se lo agradeciéramos.

Si Jesucristo nos dijo que se “QUEDABA CON NOSOTROS HASTA LA CONSUMACIÓN DE LOS SIGLOS” y lo creemos por la FE, no tendremos más remedio que COMPRENDER el hecho que se quede oculto en la EUCARISTÍA día y noche en los sagrarios de todo el mundo, cosa RAZONABLE siendo Dios como es y con un poder INFINITO.

Para poder seguir entendiendo y comprendiendo las muchísimas actuaciones de Dios para con nosotros, no tendremos más remedio que usar sobre todo el código de la FE y el de la RAZÓN sabiendo que somos limitados y Dios es ILIMITADO.

miércoles, 24 de marzo de 2010

LOS JUDAS CAMUFLADOS

Un año más deberíamos en esta Cuaresma meditar en profundidad sobre el misterio insondable de ver a un Dios crucificado; pero que convierte su cruz en la llave que nos abre las puertas del Paraíso.

¡Gracias Señor!

Aparecerán también en escena, personajes tan históricos y universales como Anás y Caifás, envidiosos y prepotentes. El zorro de Herodes, adúltero y vil asesino. Pilato, cobarde e injusto prevaricador.

De estos personajes, Jesucristo no emitió ningún juicio condenatorio. De Judas Iscariote sí que dijo: “Más le valdría no haber nacido” ¡Duras palabras!

¿Entregó Judas a Jesús por dinero, o fue por congratularse con los sumos Sacerdotes, por si era condenado su Maestro, verse él favorecido, además de cobrado las treintas monedas, como anticipo?

Nuca sabremos los motivos que tuvo para cometer tal felonía, sería tan inconfensable, que se fue con el secreto a la horca.

¿Cuántos Judas han traicionado a un compañero de trabajo para congratularse con los jefes, escalar puestos, o por envidia, vengarse del amigo?

También suele darse algún que otro Judas en las familias, cuando revelan conversaciones, confidencias o monta una calumnia para protagonizarse, adquirir méritos o, simplemente, hablar por no callar. “Por la boca muere el pez” “El que mucho habla, mucho peca”, ignorando que serán menospreciados y de poco fiar.

Dios quiera que Jesucristo no tenga que decir de alguno de estos Judas camuflados, ya que tarde o temprano, serán descubiertos, lo que dijo del discípulo traidor.

Estos Iscariotes deberían saber que así como el pecado de robo no se
puede perdonar si no se restituye lo robado, lo mismo tendría que hacer restituyendo la fama y la honra traicionada, aunque ya sería difícil borrar la mancha del aceite derramado.

Por desgracia, mientras el mundo sea mundo, la traición y la calumnia estarán al orden del día. Pidamos a Dios no nos permita caer tan bajo.

lunes, 22 de marzo de 2010

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS SON ODIADAS?

Acabo de leer en una revista el siguiente artículo:

Cuenta la leyenda que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Esta huía rápida de la feroz depredadora, pero el reptil no desistía.

Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía.
Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo:
-¿Puedo hacerte tres preguntas?
-No acostumbro a darle este privilegio a nadie, pero como te voy a devorar, puedes hacerlo, - contesto la serpiente.
-¿Pertenezco a tu cadena alimentaria? – dijo la luciérnaga.
-No – contestó la serpìente.
-¿Te hice algún mal?
-No - contestó la serpiente
-Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

-¡Porque no soporto verte brillar!

¿Por qué JESUCRISTO que aun como hombre, fue el más GRANDE, murió crucificado y siempre se ha intentado borrarLO de la historia?

Es la eterna lucha de los de abajo contra los de arriba. De Satanás y su secuaces contra Jesucristo y sus seguidores.

Los que viven arrastrándose por el fango de la envidia, del odio y de otros muchos pecados, no soportan ver cómo vuelan a ras de tierra los que intentan vivir como Dios manda y luchan para conseguir la META FINAL.

viernes, 19 de marzo de 2010

LOS PADRES SON MINISTROS DE DIOS

Todo padre de familia esta elegido por Dios para que siendo su Ministro, Procree, Alimente y Eduque a los propios hijos siguiendo las Directrices del que le ha escogido, teniendo muy en cuenta que es sólo copropietario de la prole y por lo tanto Dios le pedirá cuentas de su gestión y no podrá ser perdonado aunque quiera dimitir.

Como hoy esta declarado el DÍA del PADRE por celebrarse la festividad de San José, que fue el INSUPERABLE Ministro del ETERNO PADRE, sepamos cómo, sin jamás decir una palabra, ni prometer el oro y el moro, desempeñó su Ministerio con la más alta dignidad y obediencia.

Al saber que su prometida, la Virgen María estaba en cintas y angustiado y dolido por la decisión razonable que debería tomar, aceptó con FE y humilde obediencia el mandato y al mismo tiempo el HONOR de que tendría que ser el PADRE ADOPTIVO del Hijo de Dios. Ni presumió ni se aprovechó de tan alto privilegio.

Cuando tuvo que refugiarse en una cuadra para que naciera el Niño Jesús, ni protestó ni hizo valer sus derechos divinos, sino que al aceptarlos con resignación, se sintió reconfortado con la adoración de los Ángeles, Pastores y Reyes.

Temeroso; pero obediente y sin rechistar tomó el camino de Egipto; sin otra ayuda que la confianza en Dios, y premiado con el retorno feliz, aunque al cabo de algún tiempo.

Las profecías de Simeón de lo que deberían sufrir su Esposa e Hijo, le atormentarían y en el fondo, le harían dudar de si aquel Niño era Hijo de un Padre que así lo iba a tratar; pero se alegraría al saber que por todos esos sufrimientos, la humanidad sería Redimida.

Tuvo que andar tres días angustiado buscando a Jesús y sintiéndose responsable de su pérdida, sin echarle la culpa a nadie (¡lo mismo que nosotros!); pero recibió su premio al sentirse orgulloso cuando lo encontró en el templo entre los doctores.

Si todos los padres, quisieran y supieran tener la FE inquebrantable, la OBEDIENCIA ciega y la CONFIANZA sin límites de que Dios les ayudará, como la tuvo San José, saldrán victoriosos en este mundo minado por contratiempos y, a veces, también, sembrado de alegrías.

lunes, 15 de marzo de 2010

HAY QUE COMERSE A DIOS

Esto que parece muy fuerte, es una gozosa realidad.

Jesucristo dijo: “Yo soy el pan de vida, vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. Este es el pan que baja del cielo para que el lo coma no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le daré es mi CARNE, vida del mundo.”

Disputaban entre los judíos, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo:

“En verdad os digo que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros.”

“El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo lo resucitaré el último día, porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.”

“El que come mi carne y bebe mi sangre, está en mi y yo en él.”

Cenando Jesús con sus discípulos la noche en que había de ser entregado. “Cogió pan, dio gracias, lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos y dijo: “Tomad y comed, este es MI CUERPO que será entregado por vosotros.”

Al que no tenga fe, todo esto, le parecerá imposible; pero los que tenemos fe, es algo tan sublime y misterioso que nos confirma que Jesucristo es DIOS y está día y noche con nosotros en la EUCARISTÍA.

¿Qué madre o padre no ha sentido ganas de comerse a su hijo pequeño? ¡Está para comérselo! Suele decirse. ¿Por qué esos sentimientos, al parecer, tan fuertes?

Ante lo maravilloso, lo bonito, lo ingenuo y algo inexplicable, surge en nosotros esos deseos de identificarnos con lo AMADO.

Ante un Dios que se hace carne en la EUCARISTÍA. ¿No deberíamos sentir esa ansia de comérselo para identificarnos con ÉL y ÉL en nosotros?

Deberíamos sentirnos DIVINIZADOS por lo menos, unos momentos, al comulgar, ya que humanos y a veces hasta INHUMANOS nos comportamos durante el día.

sábado, 13 de marzo de 2010

DIOS LO PERDONA TODO

¿Qué padre por malo que sea no perdona a su hijo, si éste le pide perdón porque le ha ofendido?

Dios arrojó del Paraíso a nuestros primero padres; pero al reconocer su desobediencia, les prometió a ellos y a todos sus descendientes un nuevo Paraíso, no terrenal como el que habían perdido, sino Celestial y eterno; pero las puertas de ese nuevo Paraíso serían tan estrechas y angostas que sólo se podrían cruzar agachados y humildes, jamás erguidos y exigiendo.

Dios no perdonó a Sodoma porque ni siquiera encontró diez sodomitas que se arrepintieran de su desenfrenada vida (Gen.23). Sin embargo sí que perdonó a los de Nínive porque al escuchar al profeta Jonás, se arrepintieron haciendo penitencia desde el rey hasta los animales domésticos (Jon. 5).

A veces Dios exige demasiado como lo hizo con Abrahan pidiéndole que sacrificara su único hijo y el perdón fue mayor porque le prometió una descendencia más numerosa que las estrellas del cielo y las arenas del mar (Gen.22).

Jesucristo que como hombre, también era Dios, perdonó a la mujer adúltera y desde la cruz, no sólo perdonó al buen ladrón, sino que le prometió que ese mismo día estaría en el Paraíso con ÉL, sin pasar por el purgatorio, bastante lo tenía pasando en la cruz (Lc.23).

El perdón más grande y auténtico de todo un Dios, fue cuando Jesucristo desde la cruz le pidió al Padre que perdonara a todos los que le estaban crucificando porque no sabían lo que hacían (Mc.15).

Luego también puede perdonar a los ignorantes y por lo tanto también se les pueden abrir las puertas del Cielo a tantos y tantos, que siendo buenas personas que cumplen con las leyes naturales no han tenido la posibilidad de conocer lo que Dios manda. Porque ¿Qué diferencia hay entre las leyes naturales y los Diez Mandamientos?. Todo el mundo sabe que no se puede matar, ni robar, ni adulterar. Ni mentir, ni calumniar, querer y respetar a los padres, AMAR a un SER superior y amar al prójimo si queremos convivir en paz y armonía.

miércoles, 10 de marzo de 2010

SI DIOS ES NUESTRO PADRE ¿Cómo lo estará pasando?

Si alguien ignora o duda de que Dios es PADRE de todos y cada uno de los casi actuales seis mil millones de seres humanos y de que cómo lo estará pasando, conviene que recuerde lo que la Sagrada Escritura dice al respecto.

Ya el Profeta Isaías (Cap 63) dijo: “Ni Israel nos reconoce: pero TÚ eres, ¡Oh Yavé! nuestro PADRE.”

“¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo, ni uno de ellos cae en tierra sin la voluntad de vuestro PADRE.”

“Cuanto a vosotros, aun los CABELLOS todos de vuestra cabeza están CONTADOS. No temáis, pues valéis mucho más que muchos pajarillos.”

“¿Quién de vosotros es el que, si su hijo le pide pan, le dará una pìedra, o, si le pide un pez, le da una serpiente. Si, pues vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos ¡cuánto más vuestro PADRE, que está en los cielos, dará cosas buenas a quien se las pide!”

“Cuando oréis, decid: PADRE, santificado sea tu nombre, venga tu reino etc.”

“No andéis buscando qué comeréis y qué beberéis, y no andéis ansiosos, porque todas estas cosas las buscan las gentes del mundo; pero vuestro PADRE sabe que tenéis de ellas necesidad.”

“Vosotros buscad su reino y todo eso se os dará por añadidura.”

“Yo soy la vid verdadera y mi PADRE es el viñador. Todo sarmiento que en mí no lleve fruto lo cortará; y todo el que de fruto, lo podará para que dé más fruto.”

¿Sería Dios envidiable o digno de compasión, si como hemos leídos en los Evangelios, Dios es nuestro PADRE y se preocupa de TODOS y cada UNO de nosotros, teniendo contados hasta nuestro CABELLOS?

Es posible que Dios, según nuestro criterio, no lo esté pasando muy bien si sólo contemplamos los millones de hijos que andan ignorándole, rebeldes, desobedientes y hasta odiándole.

Los muchos hijos que andan repartidos por todo el mundo, que le sirven con fidelidad y sobre todo, con tanto AMOR que hasta dan la vida por EL, hacen que le rebose el corazón de tal alegría y satisfacción que le obliga a perdonar y transigir con los que le odian.

Algunos padres de familia numerosa podrían decirnos que, a veces, son dignos de compasión cuando se le acumulan los problemas; pero no por eso dejan de querer a sus hijos porque todos caben en su corazón.

Pues si los hombres, que somos malos, tienen, ese corazón grande. ¿Cuánto más Dios?

A los que tengan hijos obedientes, cariñosos, responsables, que se van situando y no les crean problemas, podrán pensar y decir que son envidiados. ¿Cuánto más Dios por los millones de fieles?

lunes, 8 de marzo de 2010

LA TELEVISIÓN DE DIOS

Muchas veces, los actuales canales televisivos nos aburren, nos atormentan, nos engañan y sólo nos matan el tiempo y el “tiempo es oro.”

No se puede negar ni impedir que los gobiernos, los partidos, los grandes lobby tengan sus canales de televisión para entretenernos, manipularnos, educarnos e intentar llevarnos por caminos, unas veces, correctos; pero otras, más valdría que ni lo intentaran.

Como la TV es un negocio como otro cualquiera, están en su derecho de ofrecernos, a través de tantas cadenas y canales, sus productos, a veces, caducados, inservibles, insípidos y hasta perjudiciales.

Dios es el único que nos ofrece una TV, de una calidad INSUPERABLE, y aunque dista de nosotros años luz, nos ha dotado de un aparato receptor tan portentoso y sutil, que con sólo que abramos nuestro PENSAMIENTO infinitamente más rápido que la luz, podemos conectar con el GRAN EMISOR en milésimas de segundo.

¡Qué bien nos vendría que, al menos, durante los espacios de publicidad, conectáramos con Dios pensando en lo que dijo Jesucristo: “Sin mí nada podéis hacer.” o en aquello otro: “Si alguno me AMA, y guarda mi palabra, mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos MORADA en él.”!

Si Dios ESTÁ con NOSOTROS, al menos durante el rato que estemos pensando en EL, y por lo tanto AMÁNDOLE, nuestro corazón se alegraría que es el motor de la vida.

Si el Profeta Isaías dijo en su tiempo que la tierra estaba desolada porque nadie pensaba en Dios, ¿Qué podría decir ahora que, por desgracia, la mayoría, pasa de ÉL y si piensa en Dios, es para ofenderle?

sábado, 6 de marzo de 2010

POR QUÉ CREO

Esto es lo que el célebre escritor Italiano Vittorio Messori cuenta en su libro de 362 páginas, de las que yo intento transcribir algunas.

“Consideraba el doctorado como un paso para entrar en la lucha de la vida verdadera y comenzar finalmente a ver cómo se me daba la cosa en el mercado de la industria cultural y al mismo tiempo con cierto compromiso político con los partidos de la izquierda laica.

Era un joven de veintitrés años que no se atormentaba por la búsqueda de una Verdad con mayúscula, en cuya existencia no creía, y que más bien, la temía como fuente de todo fanatismo y totalitarismo, era un realista extraño a toda tentación espiritualizante, un individualista escéptico.

Este joven,- de manera absolutamente imprevista y ni siquiera buscada - queda deslumbrado por una luz que lo impulsa irresistiblemente a cruzar un umbral, al otro lado del cual hay “otro” mundo.

Un mundo en el que lo invisible se hace visible y sobre el que reina Aquel que es adorado como Salvador y Redentor por aquellos cristianos, aquellos católicos hacia los cuales aquel muchacho sólo sentía hasta entonces extrañeza y desconfianza.

Me encontré inmerso en una atmósfera, que a falta de mejores palabras podría definir como “encantada” y absolutamente desconocida respecto a todo lo que conocía. Pero aquella atmósfera no me transportó a las nubes, sino que vino acompañada de una lucidísima concreción y de una voluntad férrea y con una energía que no conocía en mí y tuve que reconocerlo, una vez más, que no podía ser SÓLO MÍA.

Fue en resumidas cuentas una, unión de cosas opuestas, que después conocí, caracterizan la FE a cualquier nivel. En este caso, la inmersión en una dimensión “mística”, “sobrenatural”, me sentía en las nubes y al mismo tiempo con los pies sólidamente en la tierra.

Verifiqué también la VERDAD de las palabras de Jesús:

“He aquí que yo hago NUEVAS todas las COSAS.”
POR QUÉ.

miércoles, 3 de marzo de 2010

UN MISTERIOSO PODER INDIVIDUAL

No tenemos ningún poder si no conseguimos asociarnos para huelgas y reclamaciones justas no atendidas cuando las hacemos individualmente.

Los poderes políticos, judiciales, policiales, fiscales y sociales nos traen por la calle de la amargura y ante los cuales nos sentimos indefensos.

Existen varios poderes que están en nuestras manos, como sería, cuando hay elecciones, el poder VOTAR sabiendo que es un cheque en blanco que si lo hacen efectivo en contra de nuestros deseos, no podremos ni reclamar aunque comprobemos que nos han mentido y manipulado.

También tenemos el poder de OPINAR y no siempre, si queremos “salir en la foto.”

Solamente existe un poder individual el de la ORACIÓN, con el que se pueden conseguir lo que se quiera; pero muy difícil de llevarlo a la práctica.

Es relativamente fácil creer en la existencia de Dios, de Jesucristo, de la Virgen, de los Santos y del poder de la oración.

¿Cuántos saben o quieren poner en práctica ese PODER individual de la ORACIÓN?

Ante cualquier adversidad nos enfadamos, nos angustiamos; pero jamás ponemos en práctica aquello de “A Dios rogando y con el mazo dando” y si lo hacemos es porque “Sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena”; pero muy pocas veces nos refugiamos en Dios para ponernos en sus manos paternales, aceptando humildemente SU VOLUNTAD.

Sabemos por la historia que muchos han conseguido con este PODER hasta MILAGROS que es lo más difícil.

Casi todos los Santos que veneramos y están en los altares es porque la Iglesia le ha reconocido algún milagro concedido por el Santo al que se lo ha pedido con confiadas oraciones.

Recordemos por qué y cómo Jesucristo concedió algunos de los muchos milagros que hizo.

“Saliendo de allí, Jesús, se retiró a los términos de Tiro y Sidón. Una mujer Cananea de aquellos contornos, comenzó a gritar, diciendo: Ten piedad de mí, Señor, Hijo de David; mi hija es malamente atormentada por el demonio; pero El no le contestaba palabra.

Los discípulos se le acercaron y le rogaron diciendo: Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. El respondió y dijo: No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Más ella acercándose, se postró ante ÉL diciendo: ¡Señor socórreme!. Contestó Él y dijo: No es bueno tomar el pan de los hijos y arrojarlo a los perrillos. Más ella dijo: Cierto Señor; pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus señores.

Entonces Jesús le dijo: ¡Oh mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como tú quieres. Y desde aquella hora quedó curada su hija.”

lunes, 1 de marzo de 2010

¿Por qué JESUCRISTO fue tentado TRES VECES?

Cuando rezamos el Padre Nuestro, ¿No deberíamos pedir: “LÍBRANOS de las tentaciones, en lugar de que no nos dejes CAER”?

Dios tendría que haber aniquilado antes a Satanás porque el TENTAR es el único poder que le ha quedado después de su rebeldía, como a nosotros el de la Libertad.

Por eso tendremos que luchar con nuestra LIBERTAD contra su poder TENTADOR.

En este mundo, ni Dios se libra de las tentaciones y como Jesucristo aunque era Dios, Satanás sólo lo conocía como HOMBRE, lo intentó.

¿Y por qué tres veces?

Satanás sabía que Dios era UNO en esencia y TRINO en persona y pretendió que Dios si aceptaba sus propuestas, demostraría que no sólo ante los hombres, sino ante Dios seguía siendo poderoso.

Jesucristo, después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches en el desierto, sintió hambre y el diablo vino y le dijo; “Si eres el hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.”

Parece mentira que el diablo, que se cree tan listo, le tentara con una cosa tan fácil de resolver, sin necesidad de gastar energías haciendo un milagro, como era bajar a la próxima aldea.

¿Qué padre no haría lo indecible para saciar el hambre de un hijo?

Es lo que pretendía que hiciera DIOS PADRE; pero como Jesucristo le respondió: “Está escrito, no de sólo pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boda de Dios.” El diablo se tuvo que marchar con el rabo entre las piernas.

Al reponerse, lo intentó de nuevo llevando a Jesús a Jerusalén y poniéndolo sobre el pináculo del templo le dijo; “Si eres el Hijo de Dios échate abajo, porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán.”

Otra vez se pasó de listo porque quién sería tan tonto de lanzarse al vacío por mucho que confiara en los Ángeles con lo fácil que era quedarse contemplando la ciudad.

El demonio pensó que como el Espíritu Santo en el momento de la Concepción de Jesús, actuó como AMOR DE DIOS PERSONIFICADO, ahora actuaría para salvarlo.

Jesús le dijo: “Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios”.

En vista de que había fracasado ante las dos PERSONAS de la DIVINIDAD y sabiendo que la mayoría de los humanos se rinden a lo que pensaba proponer a Jesús, le llevo a un monte alto y mostrándole todos los REINOS del mundo y la GLORIA de ellos, le dijo; “Todo esto te daré si postrándote me adoras.”

Jesús le soltó dos bofetadas virtuales, una cada carrillo cuando le dijo:

“Vete Satanás porque escrito está: Al Señor tu Dios ADORARÁS y a él sólo SERVIRAS.”